Juventud en xtasis

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2797 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
JUVENTUD EN XTASIS
El libro nos habla de Efrén (el personaje principal), un estudiante de cuarto año de odontología, quien se consideraba un verdadero experto en los placeres corporales. Había aprendido, después de no pocos insultos y bofetones, a seducir mujeres con sobrada destreza.
Era capaz de oler las posibilidades de oler un encuentro íntimo, y cuando echaba el ojo a una joven, casisiempre el lograba concluir sus romances hasta las últimas consecuencias.
El profesor José Luis, profesor de anatomía (el único profesor joven y libertino, que tenía una estrecha relación con sus alumnos), se acercó a Efrén y le preguntó sobre Jessica, la famosa “virginia-casta”, a lo cuál Efrén sonrió con sarcasmo. En el ambiente universitario los chismes corrían rápidamente, y no era de extrañarseque José Luis estuviera enterado de las conquistas más importantes de Efrén.
El profesor aceptó a acompañar a sus alumnos (incluios entre ellos Efrén) a una fiesta de despedida.
Nuestro personaje principal, ya en la fiesta, observaba a Johana, una muchacha joven muy bella, alta, con piernas muy bellas, pechos perfectos y una mirada muy penetrante. En ese momento Johana llevaba puesto un vestidode algodón extremadamente ceñido, con un amplio escote en la espalda y un atrevido agujero al frente, que ventilaba, a la vista de todos, su ombligo y su vientre plano. Efrén en su interior, dijo: “Esta noche no se salva”.
El joven decidió tomar acción y se acercó a Johana y le invitó a bailar, a lo que ella aceptó de inmediato. En el momento en que bailaban, él le preguntó que si tenía novio, ypara suerte de él ella respondió que no. Aquel instante, la cara de Efrén se iluminó con una sonrisa e invitó a Johana a salir de la fiesta a un sitio más tranquilo.
Ambos subieron al coche de Efrén, y tomó de la mano a la joven y le dio un beso. El le preguntó a su compañera a qué lugar le gustaría ir, a lo que ella respondió que cualquier lugar que el elija estaría bien. Efrén comenzó a conducirsin saber precisamente a donde.
De pronto una sensación de excitación invadió a los dos, ya que ambos se sentían atraídos mutuamente, y compartían las ganas de hacerse suyos el uno al otro. Para que estas emociones se lleven a cabo, Efrén decidió llevar a la chica a un hotel, para que pudieran satisfacer todos sus deseos. Una vez ahí, hicieron el amor intensa y apasionadamente. Después deamarse, cerca de la una de la mañana, Efrén llevó a Johana a su casa.
Poco tiempo después de lo que acabó de suceder, el joven conquistador, ya en su casa, se halló cara a cara con el monstruo de los excesos y sintió un viso de temor...
Cayó en cuenta de que el sexo se estaba convirtiendo en un vicio, en algo básico, prioritario, central para sí... en una necesidad creciente, y cuanto más lo saciaba,más se incrementaba dicha necesidad.
Comenzó a pasearse por su habitación, y como su madre dormía en la alcoba continua, él no debía hacer ruido.
La aventura de hacia unos minutos había sido hermosa, pero algo no estaba bien. Efrén comenzó a sentir un terrible escozor en el área genital. Halló una pequeña zona ulcerada con una infinidad de pequeñas llagas. Se sentía, a la vez, afiebrado ydébil.
“¡Maldición! ¿Johana me habría contagiado un hongo o algo por el estilo?”, pensó Efrén, “¿Cómo, o talvez lo hizo Luisa, o Adriana o Virginia...?”.
A sus 23 años, había tenido sexo con demasiadas mujeres. Cualquiera pudo haberla contaminado.
Se echó en la cama y cerró los ojos para revivir cuidadosamente su último encuentro sexual, para buscar algún indicio de enfermedad en el cuerpo deJohana, pero lastimosamente no encontró nada. Aunque también recordó que Johana quedó frustrada, pues Efrén no cumplió todas sus expectativas, lo cuál se puso en evidencia el momento en que ella dijo: “Es inútil... creo que no voy a tenerlo”.
Al terminar de recordar estos hechos, Efrén se encontraba despabilado por dos asuntos: su fracaso como amante, y su comezón.
Las primeras luces del alba...
tracking img