Kant y hobbes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2323 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
1-¿Porqué contra Hobbes?

El texto de Kant va contra dos puntos esenciales de la teoría hobbesiana que tienen que ver con el estado de naturaleza y el fin del Estado.
Para Hobbes, el estado de naturaleza, que se deduce a partir de una abstracción hipotética de la no existencia de un estado político ordenado y coercitivo, se basa en una igualdad natural de la vulnerabilidad de la vida humanaal ataque de los otros, lo que constriñe las posibilidades de conservar la propia vida, la posesión más preeminente del ser humano. Así, la igualdad de capacidades conforma la igualdad de expectativas, en tanto todos quieren lograr los mismos fines. He aquí, pues, la semilla de la lucha, en donde la escasez de recursos va a generar una disputa descarnada por alcanzar la seguridad y los beneficiosque nos llevarían a desarrollar un vida óptima. En este estado no habría propiedad, dado que ésta se limitaría a lo que cada uno puede ocupar y conservar. En esta situación, dice Hobbes, el hombre sería impulsado por pasiones que nos impulsarán a buscar la paz, entre las que cuenta como la más importante: el temor a la muerte. Del temor a la muerte se genera un elemento racional que es el depreservar la vida, por lo que el contrato surgiría, en último caso, de una causa racional –lo que, formalmente hablando, coincidiría con Kant. Ahora bien, es aquí el punto de inflexión criticado por Kant. El contrato de Hobbes envuelve indefectiblemente una renuncia del derecho de libertad de cada quien a hacer uso de la fuerza por conservar su vida y sus “bienes”, ya que de otra forma arriesgo a cadamomento la primera, y lo más racional es asegurarla en tanto es el mayor bien que poseo. Esa fuerza, en tanto condición natural, no se esfuma sino que, por el contrario, se condensa en el Estado, quien detenta todo el poder para hacer que cada vez las partes del contrato mantengan y reafirmen lo pactado. De lo contrario, el derecho de guerra entrará en vigencia, pues su violación significaría unretorno al estado de naturaleza. El fin del Estado, en este sentido, es, conservar la libertad de cada quien en una proporción igualitaria, pero dicha libertad se basa en la posesión asegurada de la propia vida. Kant entenderá el estado de naturaleza desde otra perspectiva. Al igual que Hobbes, el estado de naturaleza no es un hecho histórico. Sin embargo, para Kant constituye una idea de la razón,necesaria para justificar que los hombres son capaces de derechos, es decir, es la fundamentación del porqué de la conservación de la libertad que constituye un fin en sí mismo, no un medio para, en el caso de Hobbes, conservar la vida. La vida es una condición que engendra de por sí este derecho, en tanto somos sujetos racionales. Para Kant, en el estado de naturaleza se podría hablar de underecho preestatal, el derecho que tiene cada uno de lo suyo, cuya formalidad coincidiría con la formalidad del derecho estatal, que tiene como fin conservar el derecho privado. Por eso el contrato no implica una renuncia a algo, sino que es para Kant la ejecución del original derecho de coaccionar a los demás a respetar su libertad, y, por lo tanto, el derecho de coaccionar a otro a entrar en unestado civil, pues sólo es allí donde se da tal posibilidad. Dirá Kant que la unión de los hombres es un fin en sí mismo. Es cierto que en Hobbes, como en todo contractualismo, la voluntad humana es la base del contrato, en cuanto se hace un pacto por motivos racionales –lo racional es la seguridad de que puedo conservar mi vida-, pero para él dicha voluntad se ve diezmada desde que el Estado gobiernasobre mí. Para Kant, la voluntad individual coincidiría con la voluntad común – en términos formales- y no se concede espacio a voluntades unilaterales, ni del individuo, por una parte, pues debe actuar en concordancia con la ley universal de libertad, ni del Estado, o su jefe más específicamente, en tanto es representativo de la voluntad común.

2- ¿Es real el contrato?

Si hablamos en...
tracking img