La autoridad de la escritura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1942 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La autoridad de la Escritura Por Pedro Elías Aguilar Navarro La Santa Biblia es el Best Seller de todos los tiempos. Como el libro de los libros, presenta un mensaje revelado de origen divino. Aunque está expresado en nuestro lenguaje humano por seres humanos, ostenta la marca auténtica de Dios. Repetidas veces se encuentra la expresión “vino a mí palabra de Jehová” o su equivalente. Tanto Jesúscomo los escritores del Nuevo Testamento aceptaron las Escrituras hebreas como poseyendo autoridad indiscutible. Declaraciones paulinas como: “toda Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Tim. 3:16, 17) o la certeza de las palabras del pescador deGalilea, el apóstol Pedro, cuando afirma que la profecía no proviene de fuentes humanas, sino que “los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”(1 Ped. 1: 21) hablan de que la Biblia es “la norma que norma y que no es normada”. Sin embargo, y a pesar de estas y muchas otras declaraciones que hablan de su legítima autoridad, hemos llegado a un momento de nuestra historiaen que la corriente de pensamiento que prevalece en círculos académicos o incluso eclesiásticos dista mucho de la postura inicial que sostenían los fundadores del cristianismo respecto de la autoridad de cual están dotadas las Sagradas Escrituras. ¿Cómo se manifiesta esta tendencia contemporánea que cuestiona la autoridad de las Escrituras? ¿Qué pueden hacer al respecto aquellos que aún la aceptancomo “regla de fe y conducta” para contrarrestar la influencia perniciosa de esta corriente de pensamiento? Lo primero que hay que observar tiene relación con la estructura de la casa teológica del cristianismo. La teología contemporánea de casi cualquier matiz, hoy en día está en crisis. Ha llegado a ser relativista y vacilante. No se observa una falta de literatura de carácter religioso, perouno difícilmente escucha una palabra certera que reconozca la autoridad divina. Han sido sacudidos los fundamentos. Según koranteng-Pipim, la causa principal de este fermento es “tan clara como el mismo hecho: una cantidad cada vez mayor de nuestros contemporáneos niega la existencia de una plataforma sólida sobre la cual pueda edificarse el pensamiento cristiano”. Por otro lado, la brecha entre laReforma y la Iglesia Católica, hace 450 años, es estrecha cuando se compara con el abismo que separa a los que afirman y a los que niegan la existencia de una revelación objetiva. En aquellos días, las dos partes aludidas reconocían la existencia de la verdad revelada. Sólo disentían en su interpretación. Hoy en día la situación es diametralmente opuesta. Abunda un escepticismo muy difundido encuanto a si en verdad existe una revelación objetiva. El rechazo general afirmando que la Biblia fue comunicada objetivamente en acontecimientos históricos y en declaraciones comprensibles de la verdad, ha demostrado ser destructivo para la teología. En la actualidad, la Biblia proporciona temas para la teología, pero no proporciona normas. Por consiguiente, la teología va a la deriva, subordinadaal consenso filosófico o científico reinante. Como enfatiza nuevamente Koranteng-Pipim: “tan pronto como el contenido de la Escritura es desagradable o considerado como improcedente, se puede prescindir de él en provecho de la experiencia presente. El resultado es la muerte de la verdadera teología bíblica”. Debido a esto el estudiante de la Biblia se siente libre de inclinar los hechos reveladosa su propio agrado y relativizar la verdad bíblica, disolviendo el mensaje bíblico en el “ácido de la subjetividad humana”. Tales tendencias no han dejado de tener su efecto incluso en denominaciones que históricamente han adherido a la ortodoxia cristiana. En sus filas, hoy, en lugar de la posición consagrada por el tiempo de que la Escritura es “la infalible revelación de la voluntad divina”,...
tracking img