La caida en el time

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 154 (38333 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
E. M. CIORAN
LA CAIDA EN EL TIEMPO (La Chute dans le Temps, 1966)

Cioran, filósofo de la lucidez alucinada Publicado originalmente en 1966, La Chute dans le Temps, es el quinto libro escrito (siete hasta la fecha) por E. M. Cioran, filósofo rumano de lengua francesa radicado en París desde hace cuarenta años. Su currículum lo constituye sus incansables lecturas sobre místicos, filósofos dela Antigüedad Clásica, personajes y hechos históricos; sus múltiples experiencias con los hombres de todos los días (vagabundos, porteras, campesinos, viajeros) y las acumuladas durante los viajes que emprendía en bicicleta por Europa; su cada vez mayor acercamiento al budismo y su furibundo anticristianismo; su pasión por las anécdotas sobre el hombre y los mecanismos que lo han llevado al podery a la catástrofe, a la gloria y a la abyección, a la santidad y al fracaso como ser humano; su admiración por los suicidas, Meistre Eckhart, Saint-Simon, Rilke, entre otros; sus fobias contra el optimismo teilhardiano, Hegel, el existencialismo, por ejemplo; sus vagabundeos nocturnos alrededor del jardín de Luxemburgo charlando con Gabriel Marcel, con Beckett, con Michaux, con Susan Sontag, conOctavio Paz, por no citar sino algunos de los que, como Cioran, gustan (y gustaron) de conversaciones donde lo nimio y lo trascendente, lo tópico y lo extraordinario se confunden sin dificultad; y, finalmente, su don de observación, su sentido del humor y su ironía poco comunes. Conversador y curioso irremediable, amigo solícito, habitante obstinado del Barrio Latino, E. M. Cioran es, noobstante, un solitario, un exilado, un humanista que odia a los hombres y que confía en el individuo, un idealista que cree en el poder de la idea y niega todos los sistemas filosóficos, un escéptico que se permite, como único placer (y aun así no publica sino cada cuatro o cinco años), la escritura -no en balde Saint-John Perse lo consideró «uno de los más grandes escritores franceses desde la muerte dePaul Valéry». En efecto, acercarse al pensamiento de Cioran en el idioma francés es un deleite, y si a lo puramente estilístico agregamos el efecto tonificante que tienen su sarcasmo y su afán destructor, y el poder de dejarnos, en tanto lectores, definitivamente entregados a la reconsideración de todos nuestros asideros mentales y morales, se comprenderá por qué no es un filósofo de masas, sinode conciencias, y por qué su vigencia no depende de ninguna corriente a la moda. Traducir la obra de Cioran al castellano (idioma que él ama en especial) constituye un reto, no tanto por la forma y la necesidad de apegarse a una suerte de literalidad en los términos que emplea, sino por lo difícil que a veces resulta conservar el ritmo de sus frases, el tono burlón que les imprime, una cadenciadespreocupada que no lo es de ninguna manera. Sobre todo, que no se puede hacer literatura, que aunque a veces sus temas sean los mismos, hay siempre un matiz nuevo, un nuevo enfoque que revela mejor y con mayor profundidad. ¿Y cuáles son esos temas? La Historia en primer lugar, el Hombre, la Civilización, la Religión, la Nostalgia por la inocencia primera, pérdida irrecuperable, la Herejía, laDuda, el Tedio, la Muerte, la Vida, la Lucidez, la Humanidad, su futuro, pasado y presente, la Libertad, el Ocio, Dios, el Demonio, el Poder, el Tiempo. Temas que tocan a la metafísica,

a la filosofía propiamente dicha, a la psicología, a la sociología. Movilidad de un pensamiento, hecho de reflexiones y de meditaciones críticas, que no vacila ante la contradicción, es más, que se contradicepor instantes tajante, cínicamente. Y es que Cioran está en contra de todo lo que pueda proporcionarnos una cierta seguridad, que tenga el menor asomo de solución, de acomodo, de arreglo, de quedar a mano. Dudar de cualquier sistema o doctrina, de cualquier certeza adquirida aunque sea a través de la duda misma, mantenerse siempre lúcido -es decir «dudante»- para no caer en los espejismos de las...
tracking img