La catedra de amar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (753 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Sólo veinte años después de que otro Héctor Abad, el padre del escritor, fuera tiroteado y asesinado en una calle de Medellín por sicarios paramilitares, ha podido el colombiano Héctor AbadFaciolince (Antioquía, Colombia, 1958) encontrar la voz y el tono requeridos para afrontar este reto personal que suponeEl olvido que seremos. El libro es en buena medida el homenaje que Abad le hace al héroede su vida, al padre cercano, de corazón generoso, compasivo y tolerante, al médico humanista, catedrático universitario, consultor en la OMS, obsesionado por la medicina social preventiva y laextensión de la salud pública a todos los rincones de la ciudad: cuestiones tan básicas (y al parecer tan subversivas) como potabilizar los acueductos o vacunar a los niños, y (en un mismo impulsociudadano): un sentido de la justicia y una valiente defensa de los derechos humanos que en esos años costaba la vida. También el novelista, el hijo, sufrió persecución, algún atentado, y el exilio en Italiatras pasar por Madrid. Héctor Abad narra de un modo equilibrado, preciso y espontáneo, tocado por ese “don colombiano” de contar y fascinar.

Sorprende su tenaz y exhaustiva memoria, el manejo demiles de datos en el empeño de ajustarse a la verdad. Si en toda novela se expone mucho, cuánto más se arriesga aquí en una narración tan paralela a la propia vida. A diferencia de otras figuras paternasliterarias en las que el amor del hijo no era correspondido (Kafka, o muy recientemente en nuestro país la gran Hoy, Júpiter de Landero), los dos Abad compartieron “amor exagerado” (p. 25) y hastaadoración, pero el autor sabe del carácter trágico de su libro: pues es ya la “carta a una sombra” (p. 22).

La novela huye de dos grandes peligros que podían echarla a pique: una equivocadacombinación o distribución de los muchos datos y anécdotas que la volviera aburrida y, sobre todo, el carácter sentimental-edulcorado de una hagiografía paterna. En un equilibrio que divide la obra casi en...
tracking img