La coleccion antares el hombre madiocre

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1972 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL HOMBRE MEDIOCRE
Hay cierta hora en que el, pastor ingenuo se asombraba ante la naturaleza que se le envuelve. la penumbra se espesa, el color de las cosas que se uniforman en le gris homogénea de las siluetas la primera humedad crepuscular levantada de todas las yerbas vaho de perfume, aquietase, el rebaño para echarse a dormir, la remota campana tañe su aviso vesperal. La impalpable claridadlunar se enfláquese al caer sobre las cosas; algunas estrellas inquietas con sus titulación el firmamento y un lejano rumor de arrollo de encante en las breñas parece conversar de misteriosos temas. Sentado en la piedra menos áspera se encuentra al borde del camino, el pastor contempla y enmudece invitado en vano a meditar por la convergencia del sitio y de la hora. Su admiración primitiva essimple estupor. La poesía natural que le rodea, al reflejarse en su imaginación ser convierte en poema,
El es, apenas, un objeto, en el cuadro. Una pincelada; un accidente en la penumbra. Para el toda las cosas han sido siempre así y seguirán siéndolo, desde la tierra que pisa hasta el rebaño que apacienta.
La inmensa masa de los hombres piensa con la cabeza de ese ingenuo pastor; no entendería elidioma de quien le explicara un misterio del universo o de la vida, la evolución eterna de todo lo conocido, la posibilidad de perfeccionamiento humano en la continua adaptación del hombre a la naturaleza. Para concebir una perfección se requiere cierto nivel ético y es indispensable alguna educación intelectual. Sin ellos pueden tenerse anatocismo y supersticiones; ideales, jamás,
Los que vivendebajo de ese nivel y no adquieren esa educación, permanecen sujetos a dogmas que otros les imponen, esclavos de formulas paralizadas por la herrumbre del tiempo. Su rutia y sus prejuicios parecerles eternamente invariables, su obtusa imaginación no concibe perfecciones pasadas ni venideras, el estrecho horizonte de su existencia constituye el limite forzoso de su mente. No pueden formarse unideal. Encontraran en los ajenos una chispa capaz de encender sus pasiones, será sectarios, pueden serlo, Y no advertirán siquiera la ironía de cuantos les invitan a rebañarse en nombre de ideales que pueden servir, no comprender. Todo ensueño seguido por muchedumbres, solo es pensado por pocos visionarios que son sus amos.
La desigualdad humana no es descubrimiento moderno. Plutarco escribió, hasiglos, que “los animales de una misma especie difieren menos entre si que unos hombres de otros” (Obras morales,). Montaige suscribió esa opinión: “hay mas distancia entre tal y tal hombre, que entre tal hombre y tal bestia: es decir, que el mas excelente animal esta mas próximo del hombre menos inteligente, que este ultimo de otro hombre grande y excelente”.
No pretende decir más los que siguenafirmando la desigualdad humana: ellas será en el porvenir tan absoluta como en tiempo de Plutarco o de Montaige.
Hay hombre mentalmente inferiores al término medio de su raza, de su tiempo y de su clase social; también los hay superior. Entre unos y otro fluctúa una gran masa imposible de caracterizar por inferioridades excelencias.
Los sicólogos no han querido ocuparse de estos últimos, el artelos desdeña por incoloros, la historia no se sabe sus nombres. Son poco interesantes; en vano buscarías en ellos la artista definida; la pincelada firme, al rasgo característico.de igual desdén les cubren los moralistas individualmente no merecen el desprecio que fustiga a los perversos ni la apología reservada a los virtuosos.
Su existencia, sin embargo, natural y necesaria. En todo lo queofrece grados hay mediocridad; en la escala de la inteligencia humana ella representa claroscuro entre el talento y la estulticia.
Nos diremos por eso que siempre es loable. Horacio no dijo auera mediocritas en el sentido general y absurdo que proclaman los incapaces de sobresalir por su ingenio por sus virtudes o por sus obras. Otro fue el parecer del poeta poniendo en la tranquilidad y en la...
tracking img