La danza primal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3101 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Danza Primal

Daniel Taroppio no es un coreógrafo, pero lo suyo tiene un guión y partitura: siete movimientos que transitan del frenesí al lirismo, de la ensoñación al pulso cardíaco de la batería de los setenta. “Soy hijo del rock”, confiesa este psicólogo trasandino que quiere hacer bailar a los siete chakras para despertar y armonizar las energías sanadoras del ser humano.

Con el alma delvibrato

No es bailarín, pero es un brujo de la danza. No es chamán, pero invita a un viaje donde uno salta de liana en liana, se interna por cavernas caribeñas, grutas húmedas de sudor y aliento. Libre y cautiva de pliegues y despliegues, contradicciones y expansiones corporales, alborotada por los tambores, enternecida con la marejada, aplacada por el cansancio, extinta en el silencio. Algotan mágico como una meditación dinámica de Osho, y tan dirigido como el itinerario de Gabrielle Roth.

Daniel Taroppio, psicólogo y catedrático argentino que transitó por dos “mecas” de la terapia actual, Findhorn y Esalen, y que hoy desarrolla su trabajo en Chile, Argentina, Uruguay y otros países hispanoamericanos, propone siete estados vinculados a los centros energéticos o chakras del serhumano y quiere, con las cadencias y movimientos de la danza, develar la capacidad y potencialidad de cada uno de ellos.

La práctica de la danza primal se basa en la reivindicación de movimientos arquetípicos o “primales” que activan cada segmento del cuerpo con respiraciones y movimientos precisos. “Occidente ha comprobado con asombro que cada chackra coincide con la presencia de un plexonervioso que enerva una porción del cuerpo, una glándula de secreción interna y un conjunto de órganos y músculos, articulaciones y huesos” manifiesta este psicólogo.

Por extensión, cada centro de energía comprendería un conjunto de funciones y potencialidades biológicas, psicológicas, sociales y trascendentes. La esencia de la danza primal consistiría precisamente en activar y armonizar lasenergías, trabajando sobre estos centros y sus funciones mediante la integración de la música, el movimiento y la sonorización. Y Taroppio manifiesta que recoge el modelo de las medicinas tradicionales orientales por considerarlo “más rico, por su poder evocativo y descriptivo”.

Cuando la música nos danza

La propuesta es posibilitar el despliegue de cualidades naturales que, por diversos motivos,se han ido atrofiando en nuestra evolución. Este despliegue tiene varios niveles. En el plano psicofísico, posibilitaría el enraizamiento, el corazón con la realidad, el descubrimiento de nuestra identidad básica, genética, biológica, y la capacidad de discriminar y poner límites, externos e internos. En el plano emotivo, ayudaría a resolver bloqueos de la expresividad y trastornos de lasexualidad, la alimentación o el estrés. En el orden afectivo, permitiría la reconexión con las necesidades naturales de encuentro, intimidad, comunicación e intercambio de cuidados. En el plano mental, estimularía la creatividad y la inteligencia para vivir en plenitud.

“Y todo esto se alcanza no en un mero plano conceptual, sino en uno molecular; la transformación en lo que realmente somos ocurredesde adentro hacia afuera ... En las etapas avanzadas de la danza primal se da una verdadera meditación, en la que vivenciamos la disolución de la dualidad música versus bailarín”, afirma Taroppio.

Participamos en un taller realizado en Santiago. Como hojarasca otoñal que, en su vaivén, cae junto a sus hermanas al suelo, comenzamos a hacer camino “primal”, acompañados por la música y luego deuna breve hiperventilación. Somos unos junquillos, quilas ... hasta robles marchantes de pies en la tierra, de cabeza a las estrellas. Luego, musa en huesos que evapora piernas y cabellera, rama de álamo, rayo tímido de sol que se ondula en el cristal y descompone en color sin forma ..., puro color.

La sangre granate se mece, anida, se elonga, tiembla, brinca y percute el corazón. Poseída del...
tracking img