La decadencia de la polis

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2828 palabras )
  • Descarga(s) : 31
  • Publicado : 18 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA DECADENCIA DE LA POLIS

Después de la muerte de Epaminondas y el ocaso efímera supremacía de Tebas, Atenas se ilusiono con poder recobrar su antigua posición imperial. Había reconstruido sus murallas y, bien o mal, seguía siendo la única potencia naval de Grecia. Sus viejos satélites, ahora que habían comprobado que de pasta eran los llamados , tenían muchas menos prevenciones para con elantiguo amo, y las prolongadas guerras que se habían visto envueltos les enseñaron que no podían defenderse solos.
Pero la baza mas fuerte que Atenas había sabido conservar en la mano era la dracma, que había permanecido, en medio de tantas vicisitudes, casi inalterada. Los gobiernos atenienses, fuesen de derechas o de izquierdas lo habían volcado todo, sin ahorrar, en el horno de la guerra.Escuadras enteras se habían ido a pique, la población estaba diezmada, y el Ática entera o sea todos los recursos agrícolas, habían sido desbaratados y asolados por invasiones y saqueos. Pero se habían entercado en la defensa de la dracma, negándose a desvalorizarla con la inflación. Con ella se compraba todavía una medida de trigo, y su valor en plata no había variado. El de Atenas era aun el únicosistema bancario organizado racionalmente. Y todo el comercio internacional del mediterráneo estaba basado en su moneda.
Apenas tuvieron un poco de respiro, los ateniense no pensaron absolutamente en poner en orden las alquerías y los cultivos que los campesinos habían abandonado para refugiarse en la ciudad huyendo de los invasores. Por lo demás , no querían volver al campo porque,desgraciadamente, la urbanización es siempre irreversible. El campo ático fue, pues repartido entre pocas familias ricas, casi todas de industriales y de comerciantes, que confiaron sus latifundios al trabajo de los esclavos. De estos, el gobierno, a propuesta de jenofonte, hizo gran copio. Compro, parece ser diez mil; y alquilándoles a los propietarios rurales y a los administradores de las minas de plata logrosaldar el déficit del presupuesto.
La reapertura de los mercados continentales y mediterráneos encontró, pues, a Atenas muy dispuesta a satisfacer la demanda de los productos manufacturados que a causa de la guerra escaseaban. Pero como ka industria no estaba utillada para hacer frente a estas nuevas necesidades lo que mas desarrollo fue el comercio y la Banca.
Los bancos concedieronimportantes créditos ala gente de iniciativa para que fueran de todo donde lo encontrase y lo distribuyese donde no hubiera. Así muchos particulares se convirtieron en propietarios de flotas enteras, que tenían precisamente este cometido. Aun mas banqueros como Pasión se hicieron armadores ellos mismos y su organización se alcanzo tal eficiencia, que cualquier recibo que llevase sus firmas era consideradopor los tribunales un documento irrefutable como prueba.
Además de este bienestar económico, parecía que Atenas hubiese conquistado también la sensatez, es decir, la firme voluntad de recaer en los errores que le habían costado, después de Pericles, el Imperio. Poniendo en pie una nueva confederación, se comprometió solemnemente a renunciar a toda anexión y conquista fuera del Ática. Y tal vez fueen una promesa hecha de buena fe. Pero después las tentaciones fueron mas fuertes que los buenos propósitos. Bajo varios pretextos, la isla de samos y las ciudades macedonias de Pidna, Potidea y Meton hubieron de aceptar atenienses, que poco a poco se volvieron los amos. Los aliados protestaron y algunos se retiraron de aquella especie de OTAN. Es curioso ver como ni siquiera la experienciasirve jamás de algo. Atenas por querer someter por la fuerza a sus satélites, había perdido el primer Imperio.
Pero recurrió a los mismos métodos para apuntalar el segundo. Cuando Quis, Cos, Rodas y Bizancion se sesionaron declarando una rebelión , Atenas mando contra ellas una flota mandada por Timoteo e Ifricates. Y como estos no se atrevieron a empeñar la batalla durante una tempestad, les llamo...
tracking img