La escuela que me tocó vivir

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1287 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Nombre: Luís Fernando Morales Quintero
Documento de identidad No: 16537254 de Cali
Centro Regional: Valle del Cauca
Asignatura: Pedagogías Contemporáneas

LA ESCUELA QUE ME TOCÓ VIVIR

Hoy me desperté con ganas de escribir sobre lo que ha sido mi experiencia con la escuela a lo largo de mi existencia. Para empezar, quiero manifestar que mi intención es guardar cuidadosamenteeste documento para que dentro de algunos años, tal vez muchos, todos se den por enterados de cómo funcionaban las prácticas de enseñanza después de haber sido colonizados por don Cristóbal Colón y la chusma que lo acompañaba.

Recuerdo que cuando era niño, los maestros esperaban a los estudiantes en la plaza del pueblo para iniciar sus labores, parecía que todos los días fueran de mercado porquenos trataban como mercancía, y en una postura que dejaba mucho que desear, veía como los profesores se daban trompadas por conseguir la mayor cantidad de alumnos para iniciar sus actividades cotidianas en la escuela de la edad media.

Algo que me disgustaba enormemente, era que mis compañeros de mi misma edad y yo debíamos compartir el salón con personas adultas, incluso con nuestros padres.Esto hacía que todo fuera muy aburrido porque permanecíamos siempre vigilados, y cuando podíamos hacer alguna travesura éramos prontamente descubiertos y dolorosamente castigados. Era triste porque además de recibir golpes en la casa, también los recibíamos en la escuela, el fuete parecía el juguete favorito de los mayores. Entre ellos se decía que debían tratarnos con dureza, porque de lo contrariopodríamos corromperlos, ¿qué les parece? Afortunadamente, tiempo después llegó la llamada clase moderna y con ella fuimos separados de los pobrecitos señores, a quienes llevábamos de la mano por nuestro universo mundano. Sin embargo, pese a la separación, los golpes y los azotes de los maestros no fueron separados de nuestras vidas.

En lo que tiene que ver con lo que aprendíamos, recuerdo quelos más pequeños recibían clases de gramática y los más grandes empezábamos a ver física y talleres de arte. La iglesia ejercía un gran poder sobre la escuela, su discurso vehemente pretendía formarnos sobre unos preceptos morales altísimos que muchos veían con indiferencia.
El tiempo siguió su marcha y muy pronto mis compañeros y yo vimos con alegría la llegada de los jesuitas, unos misioneros deuna comunidad religiosa que rápidamente cambiaron los castigos, los golpes, los malos tratos, las humillaciones y la vigilancia extrema por consejos, recomendaciones y advertencias. De esta forma muchos de mis amigos que habían decidido quedarse sólo con los castigos y los malos tratos de su casa, decidieron regresar a la escuela.

Cuando ya era todo un hombre tuve la oportunidad de presenciarla discusión de dos grandes pensadores: Comenio y Rousseau, en aquella oportunidad debatían el concepto de ambiente en el contexto educativo, el primero afirmaba que la familia hacía parte fundamental del proceso formativo de los niños, de esta forma privilegiaba la labor de la madre como la primera persona que le enseña al niño a descifrar el mundo antes de ingresar a la escuela. Además, pensabaque los sentidos conformaban una herramienta indispensable de los maestros para efectuar sus prácticas de enseñanza. Por otro lado, Rousseau coincidía con Comenio al afirmar que los sentidos jugaban un papel fundamental en la educación de los niños, entendidos estos como pilares del aprendizaje, no de la labor que ejercían los maestros dentro de las aulas como lo manifestaba su contrincante.Recuerdo también la claridad y la contundencia de sus argumentos cuando hacía referencia a la importancia del interés de los alumnos por descifrar el mundo. Él decía que los maestros lo debían utilizar como un pretexto para satisfacer sus necesidades y curiosidades. Pero lo que más me gustó de aquella tarde en la que estos dos gladiadores del pensamiento pretendían acabarse el uno al otro con la...
tracking img