La eutanacia y el deber de morir

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1754 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA EUTANASIA Y EL DEBER DE VIVIR
Por: Borys José Sierra Tamara
Los intelectuales indoctrinados de la Iglesia han usado sus conocimientos para oponerse a cualquier despenalización de la eutanasia, de "eu" (bueno) y "thanatas" (muerte). Con argumentos y planteamientos rigurosamente científicos explican con exquisito detalle las formas diferentes desde la eutanasia eugénica, económica, selectiva,judicial, neonata, activa y pasiva. Esta explicación misma es en si una manipulación manifiesta de la temática, ya que los primeros cinco son formas de eliminación de los seres humanos que solamente podían ser considerados e impuestos por estados totalitarios de tipo fascista o comunista. La eutanasia activa y pasiva, al contrario no son formas de muerte impuestos por las autoridades civiles y/osanitarios, sino elegidos voluntariamente y a conciencia por personas que quieren morir antes de convertirse en vegetales vivientes o sufrir dolores inaguantables durante los últimos estados de una enfermedad mortal.
En su razonamiento estos intelectuales católicos aceptan como lícita la ortanásia, o sea rechazan prolongar artificialmente la vida con dispositivos médicos desproporcionados yotros medios extraordinarios que más que prolongar la vida tratan de prolongar la muerte. Todo muy correcto y razonable, como también su aceptación de la eutanasia "lenitiva" en donde se puede producir un acortamiento de la vida como resultado del intento de mitigar los sufrimientos, por ejemplo con la administración de narcóticos. Pero los argumentos dejan de ser razonables cuando atacan frontalmentela eutanasia pasiva, para no hablar ya de la activa.
Como es sabido los defensores de la eutanasia hablan del derecho a una muerte digna y por lo tanto del derecho a morir voluntariamente cuando continuar viviendo implica no solamente que la muerte futura será indigna sino que en el camino, la vida misma pueda resultar indigna. Como ejemplo podemos tomar el caso de una persona a la cual se hadiagnosticado un "Altzheimer" incipiente, una enfermedad todavía incurable y que pueda empeorar de forma galopante. Como es lógico, el paciente, sabiendo que en un periodo relativamente corto se puede convertir mentalmente en un vegetal, y sabiendo también que físicamente pueda seguir viviendo de esta forma durante muchos años más- convirtiéndose en una auténtica carga para sus familiares, pormucho que estos estarían dispuestos a aceptarla - pueda, mientras que todavía es capaz de hacerlo por si mismo y sin depender de nadie, optar por la eutanasia activa por dignidad personal y por evitar sufrimientos a sus allegados. Para los detractores de la eutanasia esto sería llana y simplemente: suicidio. Creo que no es así, el suicidio hay que considerarlo como darse muerte sin que haya razonesfísicas de peso, o sea cometido por personas sanas y por razones emocionales o psicológicas. Es verdad, que es muy difícil trazar una división exacta, ya que lo que para unos no es nada más que una de muchas experiencias pasajeras de la vida, para otros puede ser tan impactante y traumática que les quita literalmente las ganas de seguir viviendo. ¡Cada persona es una isla! Dicho esto hay unadiferencia evidente, hay que hablar solamente de eutanasia cuando el mal que se quiera evitar no tiene remedio.
En contra del "derecho a morir" de los defensores de la eutanasia, los detractores manifiestan que el "derecho a la vida" (aquí vemos la relación directa entre sus opiniones sobre el aborto y la eutanasia) excluye automáticamente el derecho a morir y, al contrario, incluye implícitamente "undeber de vivir". Un argumento aparentemente sutil, que no nos debe sorprender ya que mientras para los no creyentes la persona es propietaria de su propio cuerpo, para los creyentes este pertenece al Creador. Si la Iglesia se limitase a este argumento nos encontraríamos simplemente con consideraciones ideológicos, éticos y morales - merecedores de todo respecto- irreconciliables. Pero insisten...
tracking img