La exaltación del culto al coraje, borges.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (947 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
.
.

La exaltación del culto al coraje
En el libro “Hombre de la esquina rosada”, el personaje Rosendo Juárez, conocido como “El pegador”, representa al matón, al cacique, al duro del barrio, aaquel personaje querido por algunos, admirado y respetado por otros, ya que Juárez con su puñal, hace temblar con su sola presencia a cualquiera. En la historia, sin embargo, rehúye cobardemente elreto del forastero, decepciona al pueblo que tanto lo respetaba, provoca furia y vergüenza en la lujanera, y destroza el orgullo del barrio. Y se va para desaparecer casi por completo del resto de lanarración.
Cito: “Lo que pasa es que no sos más que un cobarde” – Francisco Real.
Francisco Real, apodado El Corralero es el retador, descripto como un tipo alto y fornido vestido de negro con unachalina color bayo cuya voz, potente y autoritaria, reflejaba su personalidad. Viene de otro barrio expresamente a desafiar a pelear a El Pegador para incrementar su fama y demostrar que es más varón.Logra hacerlo por un tiempo, ocupa el lugar de Rosendo Juárez, y se apropia de La lujanera.
Mientras que en el libro “Historia de Rosendo Juárez”, el personaje Rosendo Juárez se quiere hacer ver comouna persona segura de si misma, a la cual no le importa la opinión de los demás, ni el reconocimiento público. Prefiere tener la mente limpia, la conciencia tranquila, y estar orgulloso de si mismocomo persona, más que como “El pegador”. No le ve sentido a los golpes, ni a las peleas sin motivo alguno.
En un momento del libro, él menciona que un día fue a ver pelear a los gallos de riña, y sevio reflejado en esos animales violentos. Sintió asco, vergüenza, y no entendió porqué esos animales se estaban matando entre sí. Se vio a si mismo como un gallo de riña, estúpido, que pelea no por simismo, sino por los demás.
Cito: “[…] Sucedió entonces lo que nadie quiere entender. En ese botarate provocador me vi como en un espejo y me dio vergüenza. No sentí miedo, acaso de haberlo sentido,...
tracking img