La historia como identidad nacional

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5040 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 27 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
8,

,,,*

LA HISTORIA COMO IDENTIDAD NACIONAL
JEAN MEYER

Quien dice “identidad nacional”, dice “historia” y concede e impone una “responsabilidad social” a quien elabora, conserva y enseña la historia. No cualquier historia. La historia nacional. Tal responsabilidad social puede chocar con la profesionalización del historiador, proceso reciente que ha tenido dos vertientes: l a “ c i e nt í f i c a ” -la historia como ciencia social o humana- que da por meta la objetividad, la búsqueda de la verdad; y la vertiente instrumental, aplicada de una historia al servicio de un Estado, de una ideología, de una iglesia, etc. La sociología, la psicología, la filosofía se encuentran en la misma situación. Por una sencilla razón de sentido común, no tomaré ejemplos mexicanos. A buenentendedor, pocas palabras, pero la transposición será fácil ya que el problema es universal. Hoy en día, el nacionalismo es un principio esencial de la legitimidad política. Por lo tanto hay que empezar con un repaso sobre su naturaleza. 1. ID-ENTIDAD NACIONAL Nación, nacionalismo, nacionalidad, sentimiento, identidad nacional.. La multiplicidad de las palabras no significa claridad conceptual. No bastaseparar, como Marcel Mauss, la buena nación del nacionalismo malo -el distinguía la idea de nación del nacionalismo “generador de enfermedad de las conciencias nacionales”-; de nada sirve oponer el patriotismo positivo al catastrófico nacionalismo, Rousseau a Herder, Renan a Strauss, la izquierda a la derecha, la comunidad electiva a la comunidad étnica, la Declaración de los derechos del hombre ydel ciudadano a la selva germánica. Lo que Stefan Zweig en sus Recuerdos de un europeo, llamaba la “pestilencia nacionalista" no es más que la cara de sombra de un Jano bifrente.’ Los que condenan y rechazan sin más el nacionalismo se exponen a no entender nada de lo que está pasando en el mundo. El hecho nacional, además de ser un hecho, es también una idea, un proyecto. Parece una evidenciacuando es un enigma. Es también sentimiento y puede ser pasión. Emoción fuerte, definición débil. En lugar de encontrar la razón de esta sinrazón, muchas veces, oponemos la Razón y “nosotros” sus sectarios, a la Nación y a “ellos”, sus fanáticos. Es más confortable, pero 32

Q

eso no sirve para nada. El costo histórico del no reconocimiento del hecho nacional no sera menos caro manana que lo fueayer. Estamos, frente a la nación, nosotros los liberales, como frente al sexo, antes de Freud. Hombres de las Luces, universalistas por convicción y profesión, somos, como lo dice muy bien Régis Debray, “los victorianos de la nación, ahogados por la mojigatería”. Un poeta puede ayudarnos a elucidar el misterio. “El hecho esencial, escribe Paul Valéry, que constituye las naciones, su principio deexistencia, el lazo interno que encadena entre ellos a los individuos de un pueblo, y a las generaciones entre ellas, no es, en las diversas naciones, de la misma naturaleza. A veces la raza, a veces la lengua, a veces el territorio, a veces los recuerdos, a veces los intereses, instituyen de manera diversa la unidad nacional de una aglomeración humana organizada. La causa profunda de talagrupamiento puede ser totalmente diferente de la causa de tal otro”.* El nacionalismo trabaja sobre algo inevitable: cada persona recibe una educación, la de la familia, de la escuela, de un grupo; cada persona necesita ser reconocida, pertenecer, compartir un destino común. Natio: los que nacieron juntos, dice la etimología. Pertenecer a una nación es un lazo doble, el derecho a tener una identidad, arecibir protección, y el deber de conformarse a las costumbres, a las leyes, eventualmente de morir por la patria (“es una suerte digna de envidia”, rezaba un himno republicano francés). Al mismo tiempo todos tenemos una patria chica, una matria dice Luis González, y pertenecemos a la humanidad. Sin embargo, la nación, para la mayoría de nosotros, pesa más. ¿Por qué? No sé. ¿Por qué no la...
tracking img