La iliada y la odisea

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 31 (7556 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA ÉPICA

HOMERO. LA ILÍADA Y LA ODISEA

La literatura griega comienza su andadura envuelta en un halo de misterio, entre la realidad y la fantasía, Homero, autor de la Ilíada y de la Odisea, es el primer poeta de la literatura europea. Pero aunque conocemos muy bien las obras en sí, la personalidad de Hornero y las características del propio género plantean varios problemas. ¿Quién eraHomero? ¿Existió realmente o es un personaje de ficción? ¿Qué es la épica griega? ¿De dónde procede? ¿Qué relación guarda con la de otras regiones más o menos cercanas al territorio griego? ¿Puede haber literatura antes de la creación del alfabeto; esto es, sin escritura?

¿QUIÉN ES HOMERO?

No conocemos con exactitud ni la época en que vivió ni tan siquiera su patria. Sin embargo, son muypocos quienes se atreven a afirmar que Homero no existió. En torno a su persona se tejen una serie de historias y leyendas que coinciden en varios puntos fundamentales Así, casi nadie duda hoy día en afirmar que durante el siglo VIII a.C., en algún lugar no alejado de la isla de Quíos, tal vez en la zona de Esmirna, en Asia Menor, existió un rapsodo que desarrolló una actividad poética y literariaen relación con el tema de la guerra de Troya

LA ÉPOCA

Homero no es contemporáneo a los hechos que narra en su obra. La ciudadela de Troya es tomada por los griegos en torno al 1250 a.C., esto es, cinco siglos antes de que se ponga por escrito en la Ilíada. Esto nos lleva a reflexionar sobre la oralidad y la escritura y a hablar de unos personajes que aparecen en los propios poemas homéricos:los aedos.

¿Qué era un aedo? El propio nombre lo indica: aoidoV , un cantor de leyendas y de gestas guerreras, que se acompaña de un instrumento de cuerda y que ejerce su oficio inspirado por las Musas. En cierto modo, el aedo recuerda a nuestros juglares medievales. El sonido de la música y la cadencia del verso ayudan a retener el texto de las gestas de guerreros o de episodios de lamitología griega enraizados en la tradición más añeja. El aedo, al que a veces conocemos por su nombre (Femio, Demódoco), no es un funcionario del palacio, aunque su actividad sí puede considerarse una auténtica profesión. Los aedos forman parte del mundo micénico (1600-1200 a.C., aprox.), una época en la que el alfabeto no es conocido por los griegos. Sí existe un sistema de escritura -el llamadosilabario micénico-, pero tan solo se usa con fines comerciales. Eso significa que el aedo es un creador que canta versos aprendidos de memoria y que no ha visto jamás escritos.

Homero es un rapsodo, no un aedo. ¿Qué era un rapsodo, un rayodoV?A finales del siglo VIII y comienzos del VII a.C., los poemas dejan de cantarse; se recitan y se fijan por escrito. Varios años antes, los griegoshabían tomado de los fenicios su sistema alfabético y habían realizado las pertinentes adaptaciones. Homero debió de ser, pues, uno de los primeros rapsodos; esto es, artistas que recitan versos con la ayuda, no de un instrumento músical, sino de un bastón (rabdoV) con el que golpean el suelo al tiempo que marcan el ritmo de los versos. Homero pertenece, pues, a la segunda época de la primitiva épicagriega; la época reproductora y escrita, frente a la primitiva época creadora y oral. Entre lo que leemos en la l!íada y la vida de Homero transcurren cinco siglos; este es un dato que repetimos, porque es fundamental.
LA CUESTIÓN HOMÉRICA

La Ilíada y la Odisea nos han llegado bajo la firma de Homero. La primera narra un episodio muy puntual y concreto de la guerra de Troya: la cólera deAquiles, que se siente agraviado por Agamenón, el cual se ha quedado con la bella Briseida como botín de guerra, y las consecuencias que de su furia se derivan. La Odisea, por su parte, narra los avatares de Odiseo con un puñado de compañeros hasta regresar navegando desde Troya a Ítaca, y allí ser reconocido por su esposa Penélope. A grandes rasgos, pues, la cólera de Aqulles y el regreso de Ulises...
tracking img