La ilustracion (mundo de sofia)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5753 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 1 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Ilustración

...desde cómo se hace una aguja hasta cómo se funde un cañón...

Hilde había empezado a leer el capítulo sobre el Renacimiento cuando de pronto oyó la puerta de abajo. Miró el reloj. Eran Las cuatro.
La madre subió la escalera corriendo y abrió la puerta.
-¿No has estado en la iglesia?
-Sí, sí.
-Pero... ¿con qué ropa?
-Conla que llevo ahora.
-¿En camisón?
-Mmm... he estado en la Iglesia de María.
-¿La Iglesia de Maria?
-Es una vieja iglesia de la Edad Media.
-¡Hilde!
Dejó la carpeta y miró a su madre.
-Me olvidé de la hora, mamá. Lo siento, pero estoy leyendo algo apasionante, ¿sabes?.
La madre no pudo sino sonreír;
-Es un libro mágico, -añadióHilde.
-Bueno, bueno. Y una vez más: felicidades, Hilde.
-¡No sé si soporto ya más felicitaciones!
-Pero yo no... Bueno, me voy a acostar un rato, y luego haré una cena estupenda. He comprado fresones.
-Yo seguiré leyendo.
La madre desapareció y Hilde siguió leyendo.
Sofia acompañó a Hermes a través de la ciudad. En el Portal de Alberto encontró unanueva postal del Libano fechacla el 15.6.
De pronto entendió el sistema de las fechas. Las Postales fechadas antes del 15 de junio eran “copias» de postales que Hilde ya había recibido. Las que llevaban la fecha de hoy sólo le llegaban mediante la carpeta de anillas.

Querida Hilde. Sofía está llegando a casa del Profesor de filosofía. Ella pronto cumplirá quince años, pero tú yalos cumpliste ayer ¿O es hoy, Hildecita? Si es hoy será muy adentrado el día...

Hilde leyó cómo Alberto explicaba a Sofia el Renacimiento y la nueva ciencia, los racionalistas del siglo XVII y el empirismo británico.
Reaccionó varias veces al encontrarse con nuevas postales y felicitaciones que su padre había pegado a las narraciones. Había conseguido que esos comunicados secayesen de cuadernos, apareciesen en el interior de un plátano y se metieran dentro de un ordenador. Sin costarle el más mínimo esfuerzo conseguía que Alberto tuviera lapsus al hablar y llamara Hilde a Sofia. El colmo era que hubiera hecho hablar a Hermes: «¡ Felicidades, Hilde!».
Hilde estaba de acuerdo con Alberto en que se estaba pasando al compararse a si mismo con Dios y con laprovidencia divina. ¿Pero con quién estaba realmente de acuerdo en ese caso? ¿No era su padre el que había puesto esas palabras de reproche, o de reproche hacia él mismo, en boca de Alberto? Llegó a pensar que la comparación con Dios no era tan mala a pesar de todo. Su padre era más o menos un dios omnipotente para el mundo de Sofia.
Cuando Alberto estaba a punto de empezar a hablar de BerkeleyHilde estaba tan expectante como lo había estado Sofia. ¿Qué pasaría ahora? Desde hacía tiempo se veía venir que algo muy especial iba a suceder cuando llegaran a este filósofo que había negado la existencia de un mundo material fuera de la conciencia del hombre. Pues Hilde ya había consultado la enciclopedia.
Empezó con que estaban delante de la ventana viendo que el padre de Hilde habíaenviado un avión con una cinta donde ponía «Felicidades» y que surcaba el aire. Al mismo tiempo empezaron a aparecer «nubes negras en la lejanía».

«Ser o no ser» no es, pues, toda la cuestión. Otra cuestión es qué somos. ¿Somos personas reales? ¿Nuestro mundo está compuesto por cosas verdaderas, o estamos rodeados de conciencia?

No era de extrañar que Sofía comenzara a morderselas uñas. Hilde nunca había tenido ese vicio pero en ese momento no se sentía muy- valiente ella tampoco.
Y resultó que: «...para nosotros esa “voluntad o espíritu" que causa 'todo en todo" también podría ser el padre de Hilde».

¿Quieres decir que ha sido como una especie de Dios para nosotros?
-Sin modestia, sí. ¡Pero debería darle vergüenza!
-¿Y qué pasa con...
tracking img