La imagen del caballero en tirante el blanco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1233 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de junio de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Desmitificación del caballero medieval

En una primera instancia, el lector de Tirante el Blanco puede verse encantado por la figura del caballero que muestra la novela. El heroísmo, la valentía y valor que demuestra Tirante pueden dejar gozoso a cualquier amante de la época medieval y la literatura de la época. Sin embargo, la figura de este y otros caballeros medievales es decaracterísticas, a veces, incluso incompatibles con las enumeradas anteriormente. Y esta confusión se debe, quizás, a la facilidad con que los lectores se dejan llevar por el estereotipo del caballero medieval. Así, resulta fácil caer en el paradigma con el que, predispuesto, se lee la obra de Joanot Martorell. Afortunadamente, existen ciertos episodios en la obra que dan espacio para una lectura más objetivadel héroe bretón, y son estas instancias junto con algunos datos revelados en El otoño de la Edad Media, de Johan Huizinga, e incluso en el El elemento añadido, de Mario Vargas Llosa, los que ayudan a desmitificar la visión idealizada que se tiene de los caballeros medievales. Sus rituales, actos de heroísmo y actitudes demuestran, en muchos casos, intenciones distintas a las que el lector deestas obras intenta ensalzar, descubriendo, en cambio, la imagen de hombres codiciosos, prepotentes y soberbios, que tuvieron como gran ambición la gloria y la fama.
En El otoño de la Edad Media, Huizinga sostiene que el núcleo del ideal caballeresco se encuentra en “la soberbia embellecida” (89) y es justamente “de la soberbia estilizada y sublimada [de donde] ha nacido el honor” (90). Estaaseveración del historiador holandés estructura claramente el modelo de vida que llevaba el caballero medieval, quien manifiestamente llevaba a cabo sus actos para satisfacer su propia soberbia, el honor. Tirante deja esto en manifiesto cuando, junto a otros tres caballeros se ve obligado a enfrentar a otros cuatro, y en vez de permitir la lucha de todos, con el afán de demostrar que él era el mejorcaballero, lucha y vence a cada uno de los enemigos por separado.
Huizinga ejemplifica, a lo largo de su obra, las características del caballero medieval a través de la descripción de algunos famosos caballeros. A uno de ellos, Carlos el Temerario, lo describe como un hombre que “deseaba una gloria imperecedera, lo que, por encima de cualquier otra cosa, le empujó a emprender sus guerras; y esque anhelaba emular a esos antiguos príncipes de los que tanto se había hablado tras su muerte” (92). Esta descripción del caballero sugiere dos cosas: primero, que todos sus actos y logros los llevó a cabo, no en pos de un ideal, sino en busca de gloria; segundo, lo que el caballero además buscaba era lograr la fama y renombre de los caballeros de antaño. Tanto así, que el mismo Huizinga llega aaseverar en un momento que “la vida caballeresca es una vida de imitación” (91), refiriéndose a la constante búsqueda que tenían estos hombres por imitar las proezas de antaño. Es decir, de ideales, nada. En Tirante el Blanco, el afán de gloria es claro en cada una de las batallas que libra el personaje principal, tal como muestra el episodio en que antes de que lo conviertan en caballero, se batea duelo con otro hombre, con la intención de que el rey se asombre y lo envista.
Es cierto, en todo caso, que el proceso para convertirse en caballero requería sacrificios y estaba teñido de significancias religiosas. El aspirante debía confesarse y comulgar en la iglesia, para luego velar durante toda una noche sus armas, siendo luego bendecidas por un sacerdote, para finalmente presentarseante el rey y jurarle lealtad a él y a ciertos ideales. Sin embargo, estos, junto con otros ritos, son, en realidad, muestras de cómo a “la realidad […] se la somete al bello sueño del ideal caballeresco y se edifica sobre éste el juego de la vida” (104). Prueba de esto son las luchas deportiva, donde “para aumentar la tensión causada por la lucha, dispone del incentivo del orgullo y del honor...
tracking img