La infidelidad es un negocio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2086 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
"La vida es corta. Ten una aventura". Este es el eslogan mundial de Ashley Madison, la pionera de las webs de contactos para infieles que acaban de aterrizar en España, y la más poderosa. Sus datos hablan por sí solos: está presente en 17 países y tiene más de 12 millones de miembros en todo el mundo (solo en España tiene 500.000). En cuanto a sus finanzas, según ellos mismos, la facturación de2011 se cerró en unos 46 millones de euros, un montante parecido al de muchas de las empresas que cotizan en la Bolsa española. De hecho, según la revista Bloomberg Businessweek, que le ha dedicado su portada recientemente, el mercado de las citas por internet tiene un valor de entre 1.000 y 1.500 millones de dólares, de los que entre el 10 y 30% corresponde a las exclusivas para infieles. Tal hasido su éxito en EE.UU. que su uso ha acabado con el cierre, por ejemplo, de los servicios para adultos de Craigslist.

En España, sin embargo, son unas recién llegadas. Aparecieron en 2009, pero 2011 ha sido su año de consolidación. De hecho, en los últimos meses he recibido en mi correo un goteo incesante de mensajes con títulos tan sorprendentes como: “Enero es el mes oficial de losdivorcios” y “¿Soñar con la infidelidad es engañar?” Así, parapetados tras estadísticas o estudios sociológicos de lo más provocadores, estas webs de contactos pretenden llamar la atención de la prensa y de paso conseguir publicidad gratuita. Y en cierto modo lo han conseguido. Mi curiosidad periodística me llevó a plantearme: ¿qué hay detrás de estas webs? ¿Quiénes son sus usuarios? ¿Por qué tal avalanchaen este momento? Así que, para contestar a estas preguntas, decidí darme de alta como usuaria en algunas de ellas para ver qué pasaba.
Infiel 2.0
Lo primero que te preguntan en la mayoría de estos sitios es tu sexo y situación sentimental. Después, solo algunos datos sobre tu físico (altura, peso o constitución, y color de pelo y ojos), profesión, en algunos casos ingresos, tus gustos sexuales ya menudo una breve explicación sobre lo que te ha llevado hasta allí. En esta última, para disuadir a los más lanzados, me presenté como una mujer casada con una relación muy larga a mis espaldas buscando mi primera relación extraconyugal. “Abstenerse quienes quieran solo sexo”, sentencié. Aunque la razón de ser de este tipo de webs es precisamente mantener relaciones sexuales fuera delmatrimonio, pensé que este perfil recatado me permitiría hacer preguntas sin despertar demasiadas sospechas.

En la primera de las webs en que me di de alta, tras los cinco minutos que tardé en rellenar el perfil, con solo dar al “enter” ya tenía al menos dos chats activos en la parte derecha de mi pantalla. Y es que en la mayoría de estas páginas las mujeres somos un bien preciado y siempre hay hombresal acecho cada vez que se inscribe una nueva fémina (tiene un sistema de aviso cuando esto sucede). Incluso en algunos, como Gleeden, ser mujer te permite tener una cuenta gratuita con los mismos privilegios por los que los hombres pagan entre 15 y 100 €.

Porque en la mayor parte de estos sitios te permiten hacer los primeros contactos gratis, pero después hay que pagar una cuota o comprarcréditos para contestar mensajes e incluso chatear con quien nos interesa. Solo romancesecreto.com es totalmente gratuita. Y se nota.

Tras un día de actividad en esta web, al abrir mi bandeja de entrada tenía 18 mensajes de contacto. De hecho, lo que venden el resto de los sitios “de pago” es que las cuotas son un filtro en sí mismas. No en balde, los clientes VIP y Premium de algunas de estaspáginas pagan hasta 500 € por serlo. Así que nadie va a gastarse el dinero en enviarte un mensaje si no está realmente interesado. Según mi experiencia, tras el primer contacto utilizando las herramientas de estas webs, la mayoría de los usuarios que contactan intercambian un correo electrónico con el es posible que charlar más tranquilamente. Sin embargo, al hablar con Alexander Marquardt, el...
tracking img