La insignia edipo rey

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1339 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Edipo: ¡Oh Yocasta, muy querida mujer! ¿Por qué me has mandado venir aquí desde palacio?

Yocasta: Escucha a este hombre y observa, al oírle, en qué han quedado los respetables oráculos del dios.

Edipo: ¿Quién es éste y qué me tiene que comunicar?

Yocasta: Viene de Corinto para anunciar que tu padre, Pólibo, no está ya vivo, sino que ha muerto.

Edipo: ¿Qué dices, extranjero?Anúnciamelo tú mismo.

Mensajero: Si es preciso que yo te lo anuncie claramente en primer lugar, entérate bien de que aquél ha muerto.

Edipo: ¿Acaso por una emboscada, o como resultado de una enfermedad?

Mensajero: Un pequeño quebranto rinde los cuerpos ancianos.

Edipo: A causa de enfermedad murió el desdichado, a lo que parece.

Mensajero: Y por haber vivido largos años.

Edipo: ¡Ah,ah! ¿Por qué, oh mujer, habría uno de tener en cuenta el altar vaticinador de Pitón o los pájaros que claman en el cielo, según cuyos indicios tenía yo que dar muerte a mi propio padre? Pero él, habiendo muerto, está oculto bajo tierra y yo estoy aquí, sin haberlo tocado con arma alguna, a no ser que se haya consumido por nostalgia de mí. De esta manera habría muerto por mi intervención.
Encualquier caso, Pólibo yace en el Hades y se ha llevado consigo los oráculos presentes, que no tienen ya ningún valor.

Yocasta: ¿No te lo decía yo desde antes?

Edipo: Lo decías, pero yo me dejaba guiar por el miedo.

Yocasta: Ahora no tomes en consideración ya ninguno de ellos.

Edipo: ¿Y cómo no voy a temer al lecho de mi madre?

Yocasta: Y ¿qué podría temer un hombre para quien losimperativos de la fortuna son los que lo pueden dominar, y no existe previsión clara de nada? Lo más seguro es vivir al azar, según cada uno pueda.
Tú no sientas temor ante el matrimonio con tu madre, pues muchos son los mortales que antes se unieron también a su madre en sueños. Aquel para quien esto nada supone más fácilmente lleva su vida.

Edipo: Con razón hubieras dicho todo eso, si noestuviera viva mi madre. Pero como lo está, no tengo más remedio que temer, aunque tengas razón.

Yocasta: Gran ayuda suponen los funerales de tu padre.

Edipo: Grande, lo reconozco. Pero siento temor por la que vive.

Mensajero: ¿Cuál es la mujer por la que temen?

Edipo: Por Mérope, anciano, con la que vivía Pólibo.

Mensajero: ¿Qué hay en ella que los induzca al temor?

Edipo:Un oráculo terrible de origen divino, extranjero.

Mensajero: ¿Lo puedes aclarar, o no es lícito que otro lo sepa?

Edipo: Sí, por cierto. Loxias afirmó, hace tiempo, que yo había de unirme con mi propia madre y coger en mis manos la sangre de mi padre. Por este motivo habito desde hace años muy lejos de Corinto, feliz, pero, sin embargo, es muy grato ver el semblante de los padres.Mensajero: ¿Acaso por temor a estas cosas estabas desterrado de allí?

Edipo: Por el deseo de no ser asesino de mi padre, anciano.

Mensajero: ¿Por qué, pues, no te he liberado yo de este recelo, señor, ya que bien dispuesto llegué?

Edipo: En ese caso recibirías de mí digno agradecimiento.

Mensajero: Por esto he venido sobre todo, para que en algo obtenga un beneficio cuando tú regresesa palacio.

Edipo: Pero jamás iré con los que me engendraron.

Mensajero: ¡Oh hijo, es bien evidente que no sabes lo que haces...

Edipo: ¿Cómo, oh anciano? Acláramelo, por los dioses.

Mensajero: ...si por esta causa rehuyes volver a casa!

Edipo: Temeroso de que Febo me resulte veraz.

Mensajero: ¿Es que temes cometer una infamia para con tus progenitores?

Edipo: Esomismo, anciano. Ello me asusta constantemente.

Mensajero: ¿No sabes que, con razón, nada debes temer?

Edipo: ¿Cómo no, si soy hijo de esos padres?

Mensajero: Porque Pólibo nada tenía que ver con tu linaje.

Edipo: ¿Cómo dices? ¿Que no me engendró Pólibo?

Mensajero: No más que el hombre aquí presente, sino igual.

Edipo: Y ¿cómo el que me engendró está en relación contigo que no...
tracking img