La ira de dios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1556 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Aguirre la ira de Dios: filme e historia
Renato Prada Oro p e z a

El discurso fílmico tiene el mismo estatuto que la novela de ficción: su intencionalidad discursiva (lo que le sostiene y mueve como manifestación) es el efecto estético que quiere causar en su receptor. En esto, dentro de la representación fílmica, se opone al documental fílmico, pues éste tiene una finalidad distinta: como lodice su nombre, nos informa sobre un acontecimiento “exterior” al filme, sobre el cual trata, informa o descubre, algunos elementos. Por esta razón éste puede ser “falseado” o sometido al criterio de verdad, en el sentido de correspondencia con lo que afirma o niega; mientras que el discurso fílmico estético no tiene este constreñimiento. Claro que esto no quiere decir que en un filme se puedehacer cualquier cosa con la narración mediante imagen en movimiento: una película ficcional despliega sus códigos propios en una articulación de correspondencia muy particular que define el destino del filme, el cumplimiento de su intencionalidad estética. Si bien tanto el filme estético como la novela pertenecen al género narrativo, una consideración elemental de los mecanismos y artificios queutiliza una novela, basada en el uso de la palabra verbal fundamentalmente, y de los que echa mano un filme: la imagen en movimiento, el sonido, la lengua, el color, la música, a los que últimamente hay que sumar los efectos especiales y el uso de las técnicas que ofrece la computación digital electrónica, nos da pie para sostener que el discurso fílmico goza de un potencial mucho más complejo yeficaz para lograr su efecto estético que cualquier otro género narrativo. Podríamos decir que, en un cierto sentido, la narración fílmica es la suma de todas las expresiones estéticas, aunque su código dominante descanse en la imagen en movimiento.

Ahora bien, el filme estético lo mismo que la novela puede tematizar casi todos los problemas humanos que nos conciernen; y lo mismo que la novela sepuede dividir en muchos subgéneros. Uno de l o s más importantes es el que toma como sus tancia del contenido (materia de su narración) a la historia; sea la de una época (los filmes llamados precisamente de “época”) como la vida de una personalidad histórica. En este caso su “fuente” puede ser un discurso historiográfico, una leyenda, una crónica o, incluso, una novela histórica. De todos modos,en la valoración del filme debe primar su efecto estético y no su fidelidad al “hecho” histórico, a la crónica o a la novela histórica, pues lo que cuenta es sobre todo la instauración de un símbolo que nos haga pensar, no la ilustración o la información históricas, función de otros discursos. Lo anterior es particularmente importante cuando nos vemos frente a un filme de la calidad de Aguirre laira de Dios de Werner He rzog, una de las mayores creaciones estéticas de este cineasta de primer orden. La fascinante figura de ese hombrecillo, cojo y esmirriado, ha servido de sustancia de contenido o material de su narración a cuatro novelas hispanoamericanas: La aventura equinoccial de Aguirre de Ramón Sender, El camino de El Dorado de Arturo Uslar Pi etri, Aguirre el príncipe de la libertadde Miguel Otero Si l va y Diamond de Abel Posse. Todas estas novelas tienen como a su hipertexto (al texto que les dio origen de una manera u otra, al texto que los “c o ntiene” como su primera manifestación escrita) a la crónica de Francisco Vázquez, la primera escrita por un testigo ocular de la famosa “Jornada de El Dorado”; Vázquez

como actor de esta empresa ofrece una versión, dentro de laintencionalidad y característica de la crónica de su época, en la cual emerge como eje central el vasco que se atrevió a retar al rey Felipe II, uno de los autócratas más extremos, en una carta tan célebre que el mismo Libertador Simón Bolívar la hizo divulgar como un documento que anunciaba, a su modo, dos siglos y medio antes, la ruptura con el Imperio. La creación fílmica de Herzog es, sin...
tracking img