La jurisdicción en el arbitraje peruano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1488 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La jurisdiccion en el arbitraje peruano

1.- Según la sentencia del Tribunal Constitucional cual es la opinión del Tribunal Constitucional sobre si el arbitraje es jurisdiccional o no. ¿Por qué?

El T.C mediante sentencia sobre el caso Cantuarias Salaverry, ha reconocido la jurisdiccionalidad excepcional del arbitraje apoyándose en el art. 139, inciso 1, que consagra la naturaleza excepcionalde la jurisdicción arbitral. Para comentar la presente sentencia usaremos las opiniones de los ponentes del Congreso internacional sobre arbitraje del 2008 y 2009 organizado por Mario Castillo Freyre.

De acuerdo con Ricardo Vásquez Kunze[1], “la Constitución se ha vestido de pies a cabeza con la Teoría Jurisdiccioonal o Procesal en materia de arbitraje”. Sostiene el autor que el arbitraje entanto jurisdicción reconocida por el Estado, se enmarca dentro de su unidad y exclusividad. De ahí que afirme que aunque el arbitraje es una jurisdicción independiente a la de los tribunales de justicia del Estado, constituye constitucionalmente una administración de justicia oficial, pues está oficialmente reconocida como tal. Es decir, en teoría forma parte de la unidad y exclusividad de lafunción jurisdiccional del Estado.

Vásquez Kunze, advierte que la razón por la que se ha abrazado constitucionalmente la Teoría Jurisdiccional del Arbitraje es absolutamente ideológica. Debido a que sólo el Estado soberano puede tener jurisdicción sobre sus súbditos, esto es, “decir el derecho”, administrar justicia, aplicarla en última instancia. Por tanto, su génesis está en la soberanía del EstadoNación y no en el mundo privado de los contratos. En otras palabras, para la Constitución vigente, si hay jurisdicción, no puede haber contrato.

En cuanto a los principios que consagra la sentencia referentes a la jurisdiccionalidad del arbitraje nos basamos en las opiniones de César Landa.

Según César Landa Arroyo[2], “el Tribunal Constitucional, a través de sus sentencias, ha reconocidoal arbitraje como una jurisdicción de excepción, dotándolo de una especial protección en virtud del principio de no interferencia consagrado en el artículo 139, inciso 2 de la Constitución, evitando así que la controversia sea indebidamente trasladada a sede judicial por alguna de las partes, que no desee someterse al proceso arbitral. Asimismo, ha reconocido la plena vigencia del principio dekompetenz- kompetenz que faculta a los árbitros para conocer todas las cuestiones controvertidas que se promuevan durante el proceso arbitral e incluso para decidir acerca de su propia competencia, cuando se planteen oposiciones relativas a la existencia, eficacia y validez del convenio”.

Además, en la sentencia del T.C. se señala que no hay ningún impedimento para que se efectúe un controlconstitucional de las actuaciones arbitrales, siempre que este control sea ejercido a posteori, lo cual es coherente tanto con la autonomía e independencia de la jurisdicción arbitral como con el respeto a los derechos fundamentales de la persona.

En el punto 10 indica que el arbitraje no puede entenderse como un mecanismo que desplaza al Poder Judicial, ni tampoco como un sustitutorio, sino como unaalternativa que complementa el sistema judicial puesta a disposición de la sociedad para la solución pacífica de las controversias. Esto guarda relación con lo que apunta Marianella Ledesma[3] cuando sostiene que no se trata que los árbitros ejerzan el ius imperium, sobre ello no cabe discusión, sino que diluciden las prestaciones de la ejecución, hasta su mínima expresión, de tal manera que lajurisdicción ingrese como apoyo a una de las etapas del proceso de ejecución dirigido por los árbitros, cual es la ejecución forzada..

El tribunal en su punto 11 sustenta que no se trata de del ejercicio de un poder sujeto exclusivamente al derecho privado, sino que forma parte esencial del orden público. Por lo que la facultad de los árbitros para resolver un conflicto de intereses no se...
tracking img