La maestra del amor

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1681 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
emociones que esa persona proyecta. Los niños perciben fácilmente cuando alguien
está enfadado, ya que su sistema de alarma les provoca un pequeño miedo que les dice:
«No te acerques», y siguiendo su instinto, no lo hacen.
Aprendemos a tener un determinado estado emocional según la energía emocional
que impregne nuestro hogar y de cómo reaccionemos personalmente a esa energía. A
eso se debeque cada componente de la familia, aunque sean hermanos, reaccione de
un modo diferente dependiendo de la manera en que haya aprendido a defenderse a sí
mismo y a adaptarse a las circunstancias. Cuando los padres se pelean constantemente,
falta la armonía y el respeto entre ellos, y se mienten, los niños siguen su ejemplo
emocional y aprenden a ser como ellos. Y aunque les digan que no seanasí y que no
mientan, la energía emocional de sus padres y de toda su familia les hará percibir el
mundo de una manera similar.
La energía emocional que impregne nuestro hogar sintonizará nuestro cuerpo
emocional con esa frecuencia. El cuerpo emocional empieza a cambiar su sintonización
y llega un momento que deja de ser la sintonización normal del ser humano. Jugamos
al juego de los adultos,jugamos al juego del Sueño externo y perdemos. Perdemos
nuestra inocencia, perdemos nuestra libertad, perdemos nuestra felicidad y nuestra
tendencia a amar. Nos vemos forzados a cambiar y empezamos a percibir otro mundo,
otra realidad: la realidad de la injusticia, la realidad del dolor emocional, la realidad del
veneno emocional. Bienvenidos al infierno: el infierno que los seres humanoscrean, el
Sueño del Planeta. Somos bienvenidos a este infierno, pero no lo hemos inventado
nosotros. Ya estaba aquí antes de que naciésemos.
Si observas a los niños podrás ver cómo se destruye el amor verdadero y la
libertad. Imagínate a un niño de dos o tres años que corre y se divierte en el parque.
Mamá está mirando al pequeño y tiene miedo de que se caiga y se lastime. Entonces se
levantapara detenerlo, pero el niño, creyendo que está jugando con él, intenta correr
todavía más deprisa. Los coches pasan cerca, por una calle próxima, y eso intensifica
todavía más el miedo de mamá hasta que, finalmente, lo atrapa. El niño espera que ella
se ponga a jugar con él, y sin embargo lo único que recibe es una azotaina. ¡Boom!
Esto le causa un sobresalto. La felicidad del niño no era otracosa que la expresión del
amor que emanaba de él, pero después de eso es incapaz de comprender por qué su
madre actúa de ese modo. Con el tiempo, este tipo de sobresalto acabará por bloquear
el amor. El niño no comprende las palabras, pero aun así, se pregunta: «¿Por qué?».
Y de este modo, correr y jugar, una expresión del amor, ha dejado de ser algo
seguro porque, cuando expresas tu amor, tuspadres te castigan. Te envían a tu
habitación y no puedes hacer lo que quieres. Te dicen que estás siendo un niño o una
niña mala y eso te hace sentir humillado, significa castigo.
En ese sistema de premios y castigos existe un sentido de la justicia y de la
injusticia, de lo que es legítimo y de lo que no lo es. El sentido de la injusticia es como
un cuchillo que abre una herida emocionalen la mente. Después, según cómo
reaccionemos ante la injusticia, la herida puede infectarse con veneno emocional. Pero
¿por qué se infectan algunas heridas? Veamos otro ejemplo.
Imagínate que tienes dos o tres años. Te sientes feliz, estás jugando, explorando.
Aún no tienes conciencia de lo que es bueno o de lo que es malo, de lo que es correcto
o incorrecto, de lo que deberías hacer y de loque no deberías hacer, porque todavía no
estás domesticado. Estás jugando en la habitación con un objeto que se encuentra
cerca de ti. No tienes intención de hacer nada malo, ni de intentar causarle daño a
nadie, pero estás jugando con la guitarra de tu papá. Para ti es sólo un juguete; no
quieres hacerle el menor daño a tu padre. Pero él tiene uno de esos días en los que no
se siente...
tracking img