La mente importa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2886 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La mente importa Editorial original: D. Spiegel. Mind matters - group therapy and survival in breast cancer. New England Journal of Medicine 345: 1767-68; 2001. Comenta: Dr. Pedro M. Politi, Oncólogo clínico E-mail: cancerteam@fibertel.com.ar

Cuán importante es la mente en la evolución del cáncer? En qué medida el tratamiento de los aspectos emocionales del cáncer afecta la progresión de laenfermedad es una pregunta que genera intensa controversia. En el presente artículo se comenta un trabajo de investigación recientemente publicado, y un editorial acompañante. Antecedentes y panorama Hace más de una década, el grupo del Dr. David Spiegel, de la Universidad de Stanford, EEUU, sacudió a la comunidad médica con un ensayo clínico en que las pacientes con cáncer de mama metastásico querecibían una forma particular de psicoterapia tuvieron mejor sobrevida que las que no recibieron este tratamiento. Para la medicina académica, casi no hay nada más reverenciado que los resultados de un ensayo clínico en que se asignan los pacientes al azar para recibir tratamiento - exactamente lo que hicieron el Dr. Spiegel y colaboradores. Pero qué sucede cuando un ensayo clínico favorece unaconclusión que no nos gusta, o que nos parece intuitivamente poco creíble? Pedimos un ensayo confirmatorio. Y otro, y otro, si hiciera falta. Si bien tal estrategia es parte de la búsqueda de evidencia científica, hay que tolerar períodos prolongados de incertidumbre. Y en tal período estamos. Dos visiones contrapuestas Muchos expertos (y no-expertos) consideran a priori que la mente no tiene ningúnrol en la evolución de la enfermedad. Según esta concepción, el cáncer sería puramente un fenómeno fisiológico, bioquímico, genético. El problema con esta visión es que no todos los datos encajan en el rompecabezas. Por lo tanto, quienes apoyan esta concepción deben esgrimir explicaciones difíciles de probar ante los "casos que se caen de la estadística" - es decir, ante lo singular. Que eldiagnóstico sería erróneo, que sería una "remisión espontánea" (y eso, cómo se explica?), en fin, muchas hipótesis, pocas pruebas. A favor de esta postura tenemos que "el grueso" de las situaciones clínicas admite alguna de las explicaciones propuestas. Pero es cierto que muchos descubrimientos han partido de examinar las grietas de una concepción científica - las excepciones que hacen temblar a laregla. Hay algo más que lo biológico? Quién sabe? Qué se sabe, precisamente? En el extremo opuesto se sitúan quienes piensan que controlar el cáncer requiere una simple acción, un ejercicio de la mente sobre el cuerpo. Pero que se pueda curar el cáncer en el cuerpo si se lo vence en la mente es claramente una

expresión de deseo. En realidad, la noción popular que reza que uno contrae cáncer debidoa una profunda falla emocional ("que le hizo bajar las defensas"), ha hecho sentir culpa a muchos pacientes con cáncer - injustificadamente. Tomemos por ejemplo el SIDA: un buen ejemplo de "bajas defensas", verdad? Es llamativo que en los pacientes HIV-positivos, los tumores más frecuentes no son los "comunes" en la población general, HIV-negativa (cáncer de pulmón, de mama, de colon, depróstata), sino otros "infrecuentes" (sarcoma de Kaposi, linfoma). Este punto tiende a debilitar la expresión "tuvo cáncer porque le bajaron las defensas". Al menos, no así, como si fuese una declaración amplia, un cheque en blanco. Habría que refinar la búsqueda. El tratamiento médico se ha focalizado casi exclusivamente en atacar el tumor, y ha prestado relativamente poca atención a los procesoscontrolados por el sistema nervioso, que podrían razonablemente afectar la resistencia somática (del cuerpo) al cáncer. Estos aspectos incluyen la conducta respecto de la salud, la adherencia (cumplimiento) al tratamiento, y los efectos de los estados mentales sobre la función de los sistemas: hormonal, inmunológico, nervioso, etc. Hay evidencia reciente que apoya la noción de una conexión entre el...
tracking img