La mirada de la noche

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (516 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Nunca había creído en fantasmas, aparecidos y vampiros hasta que vi cómo el cuerpo de mi
abuelo se movía dentro de su ataúd. Mis padres y mis tíos acababan de salir del dormitorio donde
sehallaba el féretro, preparado para ser enterrado al día siguiente en el cementerio del pueblo, y
aproveché para levantarme de la cama, en la que me había acostado llorando, e ir allí con el
propósito dever por última vez a mi abuelo, a quien amaba mucho. A la caída de la noche, mis
padres, después de pedrime que besara aquel rostro tan querido, me habían ordenado que no
volviera a entrar en elque había sido durante muchos años el dormitorio del muerto.
-Ya te has despedido del abuelo y no es una visión aconsejable para un chico de tu edad -dijeron.
Pero no les hice caso. Como hedicho, sentía por él un gran cariño, lo cual impedía que me
resignara a no verlo nunca más, y puse todo mi empeño en mantenerme despierto, atento a las
entradas y salidas en aquella habitación. Enefecto, al rato oí salir a mis padres y a mis tíos
conversando en voz baja. Probablemente se disponían a tomar un ponche caliente en el salón. Era
una noche fría de incierno característica delDevonshire: el viento azotaba los cristales de las
ventanas y hacía crujir las maderas de la casa; en el exterior, visto desde la ventana, la luz de la
luna confería al paisaje un aspecto irreal, como silas piedras y la tierra se hubieran vuelto
repentimente plateadas; las ramas de los árboles parecían a punto de desgajarse de los troncos.
Yo no lograba entrar en calor, ni siquiera al tumbarmeen la cama y cubrirme con las mantas para
simular que dormía. Había mucha tristeza en la noche, y más aún desde que yo depositara mis
besos en las mejillas del muerto.
Como sospechaba que no ibana dejar el cadáver solo por mucho tiempo y enseguida aparecería
alguien para velarlo, no esperé a salir con sigilo de mi habitación y, pese a que estaba aterido de
frío, salvé con rapidez la...
tracking img