La muerte en las tradiciones venezolanas.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4657 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La muerte en las tradiciones venezolanas.
Tulio Hernández
“…la especie humana es la única para la cual la muerte está presente a lo largo de la vida, la única que acompaña la muerte con un ritual funerario y la única que cree en la sobrevivencia o resurrección de los muertos”.
Edgard Morin. El hombre y la muerte
“José GregorioHernández es la palanca que los venezolanos tenemos en el cielo”
Mariano Díaz. Por un cielo de barro y maderas

Por los predios de El Roble, Sanare, Curarigua y El Jabón, en el estado Lara, es posible tropezarse a las doce de la noche del 2 de noviembre, el Día de los Muertos, con un peculiar cortejo fúnebre. Un grupo compuesto sólo por hombres ha salidode la iglesia del pueblo y marcha camino al cementerio local rezando un rosario que a lo lejos se escucha como una misteriosa melodía.
Adelante marcha un hombre solo que lleva entre sus manos un crucifijo y una capa cubriéndole los hombros. Se trata de El Gritón, o Ánima sola. Unos cien metros más atrás viene el resto del grupo caminando envuelto en una nube de luz creada por las velas queportan protegidas por vástagos de cambur. Son los Rezanderos. Uno de ellos lleva consigo una escardilla que hace sonar con un hierro, a manera de campana, cada vez que un nuevo misterio del rosario está por comenzar. Es la señal para que entre en escena El Gritón, quien agrieta el silencio seco de la medianoche cantando en voz alta, con un tono agudo y lastimero, peculiar de las salves y losgolpes larenses, una oración en la que le pide a quienes lo escuchan:
“¡Hagan bien por las ánimas del purgatorio.
Un avemaría y un padrenuestro por el amor de Dios!
Entonces, los rezanderos, en el mismo tono grave y religioso, responden en coro:
“¡Aaaaaaaaméeeeeeen!
Quien esté cerca de la procesión y escuche el pedido de El Gritón, tiene quedetenerse por un momento y rezar el avemaría y el padrenuestro solicitado. Quien se la encuentre en su camino, tiene que seguirla hasta el final. Si la procesión pasa por en frente de una casa, quienes la ocupan tienen que vencer la curiosidad y no deben asomarse a contemplarla. A quien no cumpla con estos preceptos le pueden ocurrir cosas misteriosas y desfavorables, incluyendo sueños conmuertos y espantos, o el castigo de alguna de las ánimas que, se supone, siguen al cortejo.
El ritual, uno de los más peculiares entre tantas tradiciones venezolanas asociadas a la muerte, aún se conserva en estas zonas imponiendo respeto y temor. Se le conoce como el Rosario de Ánimas[1] y se realiza con el propósito de encaminar a las ánimas para que no se extravíen en su viaje al más allá. Ademásdel Día de los muertos, se celebra también luego de transcurrido un año de la muerte de una persona o el último día del novenario de una muerte reciente.
***
A los wayúu, la etnia que puebla los áridos territorios de la Península de La Goajira en la frontera entre Venezuela y Colombia, se les entierra dos veces.
El primer entierro serealiza colocando la cabeza del difunto, acostado hacia el Este, el lugar por donde sale el sol. En el segundo se desentierra el cadáver y sus huesos son recogidos, limpiados de cualquier resto de vísceras, músculos, sangre o piel, y guardados en una vasija de barro que será la tumba definitiva.
No hay nada azaroso en esta decisión porque los wuayúu se mueren dos veces. La primera muerte ocurrepor la enfermedad. Sucede que, según su mitología, cuando un guajiro se enferma, su alma está como prisionera “allí donde se encuentra el sueño”. El shamán, a través de los recursos de su espíritu puede encontrarla y devolvérsela al enfermo. Pero si no la encuentra, porque ella está escondida o ha entrado en algún lugar sin retorno, el guajiro muere. Esto significa que su alma ha atravesado “el...
tracking img