La mujer en el siglo xix (realismo)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (417 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
MUJER EN EL SIGLO XIX (REALISMO)

FOCO DE ATENCIÓN: En el siglo XIX se inició una lucha por la importancia de la igualdad de la mujer en la oportunidad en el trabajo y el acceso a la educación. Elautor realista Benito Pérez Galdós presta especial atención al problema de la mujer, siendo estas las protagonistas de su obra Fortunata y Jacinta, con el fin de atender a la necesidad de cambio afavor de las mujeres que desde siempre habían estado olvidadas y apartadas en el cuidado del hogar y de los niños. El novelista se resiste al viejo orden, al modelo de conformidad con el que se asociabaa las mujeres, poniendo en entredicho estos arquetipos culturales, disolviendo al final de sus novelas estos moldes estructurales (al final de la novela, aunque está casada con Juan Santa Cruz,Jacinta decide prescindir de su marido para dedicarse a educar a su hijo).

EDUCACIÓN Y TRABAJO: La enseñanza del siglo XIX estaba muy influenciada por la Iglesia que contemplaba a la mujer en un papelsecundario en el interior del hogar. Por lo tanto, la educación de la mujer, si se recibía, consistía en aprender a leer, escribir y realizar las tareas del hogar. Aunque se producen unos tímidoscambios en la mujer respecto al mundo laboral y a la enseñanza superior con el movimiento republicano, ésta solo puede acceder a ciertas carreras y trabajos como magisterio, farmacia, correos y telegrafía.VOTO: La mujer no disponía aún del derecho al voto, aunque en España esta lo obtuvo en 1931, no se puede hablar realmente de sufragio femenino hasta la caída de la dictadura en 1974.

DEPENDENCIADEL MARIDO: El marido disponía de un gran poder sobre la mujer casada ya que no disponía de autonomía personal o laboral, ni tampoco tenía independencia económica. Debía obedecer al marido,necesitaba su autorización para desempeñar actividades económicas y comerciales, para establecer contratos e, incluso, para realizar compras que no fueran las del consumo doméstico. La ley tampoco reconocía...
tracking img