La musica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1143 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Julio Cesar Navarro

La gloria detrás de la muerte

Yo herí la vida, la vi sangrar desde un lugar majestuoso, vi que no era tan inmortal como decían, la vi morir ante mis ojos. Sus ojos perdían de vista cada lugar hermosos que habían visto, sus manos se desvanecían en ese afán de olvidarse de si misma y su postura decaía como decaen los grandes reyes con el pasar de los A;os, con ese cáncerque se les come hasta las ambiciones mas absurdas. Era un imperio grande y su reina lo era todo, esa maldita bruja que lo único que había hecho era robarle todas las tierras a mi padre para poder engrandecer su reino. Siempre las malas lenguas dijeron que era inmortal que era por eso que parecía no envejecer, que por eso su lengua estaba rota en mil pedazos que habia hecho un pacto con los mismosdioses para ver morir su reino antes de ella morir. Pero yo siempre he dicho que no hay mejor presa que la imposible.

Planee esa muerte noche y día durante 10 a;os. Ya no dormía, solo imaginaba su rostro despavorido después de probar el hierro de mi cuchillo frío entrarle por la garganta, ver su sangre correr y ver sus lacayos pedir auxilio mientras mi silueta se desaparecía en la nochetriste. Afile mi cuchillo esa noche, cerré el pacto con el diablo quitándome un poco de mi sangre y poniéndola en el acero, pedí a los dioses y salí en búsqueda de ella. Las entradas del castillo me recibían, imploraban poder, imploraban temor peor en fin yo ya no tenía nada que perder. Entre sigilosamente, era tarde y la gente dormía. Los soldados jugaban y se agasajaban con botellas de vino era sudía de celebración acababan de conquistar una nación mas. Todo era ajeno a ellos en realidad ellos solo eran unos títeres con armas, unos peones en ese juego de ajedrez que se jugaba esa bruja con el destino. Entre por fin al la torre principal, me conocía el castillo como la palma de mi mano, era fácil conocerlo como ese habían cuatro mas que también pertenecían a ella y que la muy engreída dejabaque la gente los visitara para que pudieran adorar su grandeza. Habia un solo guardia cuidando la entrada al cuarto mistico, saque un poco de veneno lo puse en una toalla que tenia y lo agarre de la cabeza, se lo puse en la nariz y callo inclemente al piso. Antes de que me diera cuenta que estaba adentro del cuarto maldito oí una voz ligera, que parecía perderse entre el murmullo de los soldadosque parecían haberse dado cuenta de mi presencia. Desenfunde el cuchillo lo pase a mi mano mas hábil y se lo clave en su garganta blanda y arrugada. Dure unos instantes sentado en su trono mirandola desangrarse en el piso, viéndola morir por fin.

Una vez afuera del castillo pude oír como los soldado iban registrando casa por casa para ver si averiguaban algo. Ya la noche estaba ida, era muydifícil que averiguaran algo, y además estaban todos ebrios perdidos en el vino agrio de esa ciudad mística. Era simple ahora tenia que correr lo mas lejos posible, pues la gente de esta ciudad me conocía, y conocía mi odio hacia esa s;ora. Las planicies enormes de lugares distantes me recibían, colinas enormes que cargaban pesadillas encima y dejaban sin sue;o a la gente normal me llamaban congritos y ecos ajenos. Ahora me perseguía algo, no sabia que era solo sabia que tenia que huir de todo, hasta de los sentimientos. No se cuanto dure corriendo, ni que tanto había corrido, desde hacia ya un tiempo largo no veía un pozo de agua, no veía una persona o simplemente no sentía la brisa pasar por mi cara.

-Y sobreviviste?- pregunto Andrés con cara de asombro. –Por desgracia si, peroahora la muerte me pisa los pasos, no me deja dormir y el diablo quiere cerrar el pacto que alguna vez le hice.- dijo Bastian después de beber su vino. Un golpe devastador desde la nación más remota del mundo, una carta sin marcar y un regalo sin nombre llegaron a mi casa ese mismo día. –Teniente es usted necesitado urgentemente en su madre patria, su nación lo necesita parce que la guerra...
tracking img