La navidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1549 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA NAVIDAD
La Navidad, fuente de gozo inefable
Este mes, cuando el año presente agoniza, de nuevo la Navidad nos convoca a una celebración gozosa. Y una vez más el mundo vivirá la festividad de modo que recuerde más las antiguas bacanales paganas que el nacimiento de nuestro Salvador. Yo diría que la manera de celebrar la Navidad marca la diferencia entre el verdadero cristiano y el que no loes. éste cede sus impulsos hedonistas en busca de placer; distintivo de la celebración son la comida y la bebida, las más de las veces en exceso. El no cristiano espera y busca diversión; el cristiano, adoración, se toma en serio el significado de la natividad de Jesús, atiende al mensaje que contiene. Al hacerlo, experimenta en grado superlativo el «gozo inefable y glorioso» del que escribió elapóstol Pedro (1 P. 1:8).
El gozo, distintivo cristiano
Piensan muchos que el cristianismo, con sus exigencias morales, somete a quienes lo profesan a una vida de privaciones. La imagen que tienen de un cristiano es la de un asceta triste que mortifica su cuerpo y se priva incluso de placeres lícitos. Nada más lejos de la realidad. El propósito de Dios es que sus hijos estén «siempre gozosos»(1 Ts. 5:16). También a nosotros, cristianos, se nos dice hoy lo que un día se dijo a los judíos que habían regresado del cautiverio en Babilonia: «El gozo del Señor es vuestra fuerza». (Neh. 8:10). Tan importante es esa característica que en el fruto del Espíritu Santo, el gozo aparece en lugar preferente, inmediatamente después del amor y antes que los restantes rasgos que distinguen al creyente(Gá. 5:22). El Señor Jesucristo, en su enseñanza sobre el Reino de Dios, más de una vez la ilustró con la participación en una fiesta (parábolas de la gran cena y de las diez vírgenes), y al final de su ministerio pide en su oración intercesora algo que, sin duda, consideraba de importancia capital: «que tengan mi gozo cumplido en sí mismos» (Jn. 17:13). No es de extrañar que el ángel, aquella nochememorable, dijera: «os doy nuevas de gran gozo» (Lc. 2:10): el gozo de la salvación que el Cristo recién nacido venía a realizar (Lc. 2:11).
Significado del gozo
Se dice, y con razón, que no hay dos sinónimos que signifiquen exactamente lo mismo. Por eso es aconsejable no usar de manera indistinta los términos «gozo» y «alegría». La alegría es un sentimiento causado por alguna experienciaplacentera: una buena noticia, un beneficio inesperado, la conclusión de una obra con éxito, la celebración de una fiesta, una experiencia amorosa, etc. El gozo también proporciona placer, pero es más estable y más profundo que la alegría. No olvidemos que, como hemos indicado, es fruto del Espíritu Santo. No siempre se exterioriza de modo tan visible como la alegría. Suele ser más sosegado, pero tambiénmás hondo. Al comparar la alegría y el gozo, podemos usar la ilustración del agua. La alegría es comparable al agua que brota del manantial, impetuosa y cantarina, pero también huidiza, mientras que el gozo es semejante al agua subterránea de los acuíferos, menos poética, pero más útil, como puede verse en el sistema de riego que la extrae de las entrañas de la tierra.
En la Escritura el gozo sueleir unido a la paz (Ro. 14:17; Ro. 15:13). En el fruto del Espíritu, antes mencionado, así puede verse («amor, gozo, paz...»). Muchas veces el gozo se hace visible por la quietud de espíritu que infunde. Debemos recordar un detalle importante: la aclamación de los ángeles que atribuía gloria a Dios en las alturas también anunciaba paz sobre la tierra (Lc. 2:14). Esta paz es una faceta radiante dela salvación. La venida del Hijo de Dios al mundo significaba la irrupción de su Reino con la oferta de salvación plena para todo aquel que en él cree. Eso constituye el meollo del Evangelio (Ro. 1:16), y tiene una importancia incomparable: Por la fe somos salvos del juicio condenatorio de Dios (Ro. 8:1), de la esclavitud del pecado (Ro. 6:17-18), del temor a la muerte (Heb. 2:14-15), de una...
tracking img