La numancia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2770 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
ANALISIS OBRAS:

LA NUMANCIA

Numancia ha sido elevada por muchos a la categoría de tragedia nacional por antonomasia.

Se considera como uno de los volúmenes más significativos del Siglo de Oro y como la obra maestra de las comedias cervantinas.

En ella se mezclan genialmente la perfecta dramatización de la tragedia de un pueblo con la profunda caracterización de los sentimientos yemociones de una tragedia individual.

Son varios los criterios que se toman a la hora de considerar la importancia del general romano destructor de Numancia, Escipión, el cual, aunque se nos presente en su grandeza y con numerosas alabanzas y gran admiración por parte de todos, no debemos considerarle protagonista, sino verlo como una representación de la inmoralidad y del cinismo. Escipión esperfecto, pero perfecto para conseguir los fines maquiavélicos que se perseguían. De hecho el autor manifiesta su condena contra los romanos en múltiples ocasiones, aún siendo él mismo admirador de su modelo político-militar.

De todos modos no podemos negar que Cervantes no pretende presentarnos a buenos y malos, y que a causa de esto encontramos en el texto ciertas ambigüedades, paradojas, ironíasy contradicciones que podrían dificultar un correcto entendimiento de la obra.

Los primeros rasgos de personalización se manifiestan en la imagen mostrada a través de los soldados romanos del campamento de Numancia, completamente entregados a la lujuria, y la reacción de Escipión, que pretende corregir sus conductas no tanto por moralismos como por el fin único de la eficiencia militar. Esteúltimo empleará hábilmente sus capacidades oratorias para arengar a las tropas y recuperarlas en el empeño bélico contra los numantinos, que han conseguido resistir durante mucho tiempo el acoso continuo.

Adoptará la estrategia militar del sitio, aunque esto no lo podemos interpretar como una tendencia humanitaria del general, sino como una significación de su maquiavelismo. El fin justifica losmedios y, sin dejar de reconocer la temible valentía de los numantinos, decide no arriesgar a sus soldados en un enfrentamiento directo, lo que sí es un rasgo humanitario. Escipión es político y militar, pero siempre se mostrará inflexible y cínico. Es un artista de la guerra y un inteligente estratega que, como buen militar, tendrá como prioridad, ante todo, el objetivo que tiene marcado.

Elentiende como completamente razonable la guerra contra Numancia y considera el imperialismo como una predisposición a que el sometedor avasalle sin miramientos al sometido. Un elemento común en la literatura del Siglo de Oro es la ironía de que el subordinado recuerde las responsabilidades legales y morales al superior, que en esta obra aporta relevantes indicios para la comprensión del conflictobásico.

La resistencia de los numantinos tiene una lectura difusa en cuanto a las interpretaciones aunque, en contra de la idea de considerar a los numantinos como orgullosos, obstinados y arrogantes, entendemos que se debe ver como fundamental la lucha por la dignidad humana, anteponiéndola incluso a la propia vida. Los numantinos son conscientes de que vivir bajo la dominación romana sería peorque la muerte, y por eso deciden defenderse hasta el final.

El heroísmo circunstancial de los numantinos ennoblece su condición. La tragedia, el sufrimiento, y el final del suicidio colectivo por la defensa de su pueblo, nos muestran los sentimientos ante la muerte cercana y los deseos de vida. Este agónico final queda perfectamente dramatizado cuando se individualiza el horror y la angustiadel sufrimiento. Aquí se empiezan a apreciar rasgos cervantinos, como el pensamiento racionalista, la aparición del amor perfecto y puro, la afirmación de la vida ante la muerte, y la indignidad del ultraje.

El desastre general que se vive con horror y miedo se individualiza para conseguir una emoción en el lector, que es dirigida por los relatos de las figuras alegóricas. El dramatismo no...
tracking img