La palabra en la gesta libertadora

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3657 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 1 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ENSAYO CON TEMA CENTRAL EN LAS GESTAS LIBERTADORAS

“SIMÓN BOLÍVAR: SU PODER EN LA ESPADA Y LA PALABRA”

La historia nos ha contado todos los pormenores de las batallas y guerras lideradas, ejecutadas, vencidas y perdidas por Simón José de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios, de la mano de ella hemos podido saber que lideró un ejército que no alcanzaba la décima parte de las tropasrealistas, sus soldados eran artesanos y campesinos sin paga, que dejaban sus tierras, cultivos y familias para unirse a las tropas y que luchaban con fidelidad y devoción aspirando que un día cualquiera fuesen llamados libertadores en un discurso de su gran general.

Los anales narran que El Libertador no fue un militar formado en la academia, sin embargo, la forma en que desarrolló sus diversascampañas militares y la terminología utilizada en su correspondencia sugieren que sus éxitos no pudieron deberse a casualidades afortunadas, y que poseía conocimientos de estrategia militar más avanzados de los que debía tener por su formación.

Su audacia, reflejadas en la planificación y estrategia de sus batallas, dan cuenta de un hombre que a través de la lectura de textos históricos relacionadoscon las ciencias, las artes y la guerra, pudo alcanzar una alta formación y puso ese conocimiento al servicio de sus campañas militares logrando su objeto final, la libertad; con ello demostró ser un líder innato que dio la talla como estratega dotado además de mucha imaginación.

No es mi querer entrar a detallar las estrategias bélicas del libertador, de eso se han encargado muchísimas páginasde varios textos dese de su fallecimiento hasta nuestros días, yo he fundamentado mi ensayo en la fuerza inspiradora de Bolívar para que todos aquellos ilustres y vasallos de la época tomaran la decisión de dar un paso al frente dejando atrás comodidades, tranquilidad, familia, bienes y tierras para unirse a sus ejércitos.

Entonces, Simón Bolívar usó la fuerza de la espada contra los invasoresy opresores extranjeros, pero también hizo uso del poder de su fluida palabra para lograr la aceptación y respeto de sus seguidores, es así como encontramos que después de cada batalla donde vencía a sus oponentes reunía a sus tropas y los estimulaba con un discurso donde les mostraba las mieles del triunfo y los ensalzaba con términos aduladores sin olvidarse de las penurias y sinsabores previosa esas victorias. Leamos un aparte del discurso presentado a los soldados vencedores en Bárbula el 6 de octubre de 1813, año tercero de la independencia de Venezuela:

“EL EJÉRCITO ESPAÑOL, que concibió el extravagante proyecto de subyugar nuevamente la república de Venezuela, no existe ya; en las gloriosas acciones de Bárbula y las Trincheras, vuestro valor deshizo sin el menor esfuerzo esasbandas de mercenarios, que los tiranos de la España enviaron a inmolar al filo de vuestra espada, pensando sin duda que vosotros erais los mismos esclavos, que en otros tiempos ellos degradaban y tenían en la esfera de los brutos. Pero su exterminio ha sido el resultado de tan audaces delirios. El ejército de Monteverde con su indigno caudillo ha desaparecido, y sus miserables reliquias sólo hanpodido salvarse por el camino del deshonor, huyendo como liebres, y sepultándose en sus antiguas guaridas. Sólo quinientos hombres, sin oficiales ni jefes, se han acogido al castillo de Puerto Cabello a morir de hambre, peste y temor. Así se ha desvanecido la única y última esperanza de nuestros cobardes enemigos, que habían colocado toda su confianza en sus jactanciosos compatriotas los soldadosespañoles. El cielo que protege siempre la buena causa, y abandona a su rigor a los tiranos de la humanidad, ha señalado su justicia haciendo perecer el azote de Venezuela, el abominable Monteverde, y a sus cómplices. Su mayor número ha quedado en el campo, y el menor anda errante por los bosques, buscando un asilo digno de su ferocidad en las cavernas de las fieras.

Soldados: nuestras...
tracking img