La pasion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (513 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Pilato pregunto a Jesús
¿Eras tú el rey de los judíos?
El le contesto
Tu lo dices
Pilato dijo a los sumos sacerdotes y a la turba:
No encuentro ninguna culpa en este hombre
Ellos insistíascon más fuerza diciendo
Solivianta, al pueblo enseñando por toda Judea, desde Galilea hasta aquí.
Pilato al oírlo pregunto si era Galileo; y al enterarse que era de la jurisdicción de Herodes, se loremitió, Herodes estaba precisamente en Jerusalén por aquellos días.
Herodes, con su escolta, lo trato con desprecio y se burlo de el; y poniéndole una vestidura blanca se lo remitió a Pilato. Aquelmismo día se hicieron amigos Herodes y Pilato, por que antes se llevaban muy mal.
Pilato, convocando a los sumos sacerdotes, a las autoridades y al pueblo les dijo S. Me habéis traído a este hombre,alegando que alborota al pueblo; y resulta que yo le he interrogado delante de vosotros y no he encontrado en este hombre ninguna de las culpas que le imputáis; ni Herodes tampoco, porque nos lo haremitido; ya veis que anda digno de muerte se le ha probado. Así que le daré un escarmiento y lo soltaré.
C. Por la fiesta tenía que soltarles a uno: ellos vociferaron en masa diciendo:
S. ¡Fueraese! Suéltanos a Barrabás.
C. (A éste lo habían metido en la cárcel por una revuelta acaecida en la ciudad y un homicidio) Pilato volvió a dirigirles la palabra con intención de soltar a Jesús..
Peroellos seguían gritando:
S. ¡Crucifícalo, crucifícalo!
C. El les dijo por tercera vez:
S. Pues, ¿qué mal ha hecho éste? No he encontrado en él ningún delito que merezca la muerte, así es que le daréun escarmiento y lo soltaré.
Ellos se le echaban encima pidiendo a gritos que lo crucifican; e iba creciendo el griterío.
Pilato decidió que se cumpliera su petición: soltó al que le pedían (alque habían metido a la cárcel) por revuelta y homicidio), y a Jesús se le entrego a su arbitrio.
Mientras lo conducían, echaron mano de un cierto Simón de Cirene, que volvía del campo, y le cargaron...
tracking img