La piratería en el reino de granada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 213 (53133 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
INFORME FINAL
CONTRATO No 054
LEONARDO GUILLERMO MORENO ALVAREZ
PROYECTO:
LA PIRATERÍA EN LA COSTA NORTE DEL NUEVO REINO DE
GRANADA 1555-1713.
Presentado al:
INSTITUTO COLOMBIANO DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA -
ICANH
AREA DE HISTORIA COLONIAL
Promoción a la investigación en Historia Colonial
Bogotá, diciembre 2006
2
INTRODUCCIÓN GENERAL
Es difícil que una persona que haya nacidodespués de más o menos 1930 desconozca a los
piratas del tipo más “folclórico” difundida por la literatura y otros medios de comunicación:
aquel arquetípico sujeto de garfio, tricornio, y sable, a bordo de un barco con una bandera
negra con un cráneo sobre huesos cruzados; como utilería adicional probablemente un
parche en un ojo, una tripulación de desalmados, botellas de ron, tesoros escondidos yquizás un loro. Están en todas partes, desde los escritos de Daniel Defoe, R. L. Stevenson y
Emilio Salgari, Howard Pyle y J. M. Barrie; pasando por dibujos animados, camisetas,
juegos de video, páginas de Internet que defienden las ideas del código libre y el copyleft;
hasta películas de Roman Polansky y producciones de la Walt Disney (que son las que
precisamente han vuelto a poner de moda alos piratas en el último lustro). Puede que los
méritos de la producción estética de muchas de estas obras sean relativamente poco
atractivos, pero eso no esquiva el hecho de que pueden encontrarse piratas hacia donde se
mire: ni siquiera se requiere que la persona de arriba sea alfabeta, sino que haya visto
alguna vez televisión. Y todos estos piratas de ficción, como los caballeros y lasbrujas,
surgieron como construcciones culturales sólo a partir de una realidad material que en
algún momento histórico se desarrolló, para el caso, asaltando y tomando poblaciones y
barcos en busca de botín, vagando por mares e islas que pudieran servir como refugio de
los perseguidores y base para nuevos asaltos; viviendo en libertad sin rendir homenaje a los
príncipes, y todo lo demás quehace parte del cliché que el lector muy probablemente
conoce.1
En efecto, mas o menos desde el siglo XVIII esa imagen a un mismo tiempo romántica y
violenta ha existido en la cultura occidental, con tal grado de ambigüedad que Hugh
O’Shaughnessy puede afirmar que en muchas partes del mundo niños pequeños asisten
como piratas a las fiestas de disfraces sin que sus madres reflexionen demasiadotiempo
1 La lista dista mucho de ser exhaustiva. Signo de los tiempos, la producción anglosajona es mucho más
conocida, pero existen algunas obras literarias de origen hispanoamericano que hacen referencia a los ‘hechos
piráticos’, y que van desde los Infortunios de Alonso Fernández de Carlos de Sigüenza y Góngora (1690)
hasta un libelo de los años ochenta del siglo XX del autor mexicano MartínLuis Guzmán llamado Piratas y
Corsarios que ni siquiera tiene relación con fechas históricas verídicas, que trata de ser efectista sin usar
apropiadamente el lenguaje para ello; pasando por las poco conocidas Armas Antárticas de Juan de
Miramontes y Zuázola, un poema épico que se considera escrito entre 1608 y 1616, que trata, entre otras
cosas, del paso de Drake y Oxenham por el Pacífico. Parael caso colombiano, es ya clásica la referencia al
texto novelado Los piratas en Cartagena de Soledad Acosta de Samper, una obra de finales del siglo XIX.
3
sobre si quieren dar la imagen de ladrones desalmados y sanguinarios.2 Es en este punto de
indefinición donde debe entrar el historiador a tratar de corregir excesos y falencias, dentro
de los límites de sus capacidades y de lo aceptadopor la comunidad académica a la que
pertenece, para contribuir a aclarar qué fueron exactamente, como fenómeno, los piratas. El
análisis de cómo llegaron a convertirse en el símbolo que son hoy, a pesar de ser una
temática apasionante, es algo que se escapa de las posibilidades de este trabajo.
Recurriendo a otra clase de lugares comunes, a veces se ha dicho, mitad en serio y
mitad en...
tracking img