La poesía y el cuento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 15 (3713 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 10 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Mariano Baquero Goyanes

La poesía y el cuento

2003 - Reservados todos los derechos
Permitido el uso sin fines comerciales

Mariano Baquero Goyanes

La poesía y el cuento
Si «Clarín» fue un cuentista doblado de articulista satírico, fue también una especie de poeta en potencia que, salvo algún escarceo juvenil, no llegó a escribir versos, sirviéndose en su madurez literaria de laprosa narrativa como equivalente o sucedáneo de esa no escrita poesía. Justamente en algunos de sus relatos breves tuvo ocasión Alas de burlarse de determinados seudopoetas, figuras grotescas que molestan al narrador leyéndole poesías superficiales, en El poeta búho. Con tema parecido se presenta la fantasía titulada Versos de un loco: el narrador es molestado esta vez por un poeta loco y hambrientoque le deja un cuaderno con sus versos. Entre incongruencias y rasgos grotescos, hay en esos versos alguno tocado de cierta belleza que nos hace pensar en la posibilidad de un «Clarín» que, autoburlándose, no renuncia dar vida impresa a algunos de sus atrevimientos poéticos. Veamos, por ejemplo, las irónicas semblanzas que de los dos poetas contemporáneos más famosos, traza el loco: CampoamorEscribe versos en la ceniza; saca del polvo, de los gusanos y de la nada, que se desliza, viento sin aire, por bosques vanos de tallos huecos, veta cañiza, saca la idea de sus cantares; médula amarga de tristes huesos: sin corazones, suspiros; besos sin labios; saca los cañizares del esqueleto; la catadura de desnudeces de Sepultura; saca del fondo de noble rima sarcasmos místicos que causangrima... Pasión perenne firma en la arena cuando a las dunas va la mar llena, y con los rayos tenues de luna rubrica pactos de la fortuna; ve del cerebro las telarañas y le enternecen las musarañas,

que ve la lógica de lo Infinito en palimpsestos de lo no escrito...

Núñez de Arce

Como Dios sacó el mundo de la nada, de allí saca también la poesía... Escribe con perfecta simetría: Y así,tiene por plectro la plomada. Todo a la ley de gravedad lo fía.

¿Hay algo más que extravagancia de loco en estos versos? ¿No se atrevió «Clarín» a publicarlos como suyos y los incluyó en una narración satírica, evitando así burlas y censuras, ya que él era el primero en no tomarlos en serio? Pero con todo, importa más que la existencia de un Alas versificador, la de un poeta en prosa, capaz deejemplificar perfectamente con no pocos cuentos suyos, la relación o ligazón de tal género con la poesía, en lo que atañe al proceso mismo de su germinación y creación. La crítica de nuestro siglo ha reconocido, con frecuencia, esa tonalidad poética de tantos y tantos cuentos clarinianos. Así, con referencia a lo que podríamos llamar cuentos largos de Alas o, como prefiere Ricardo Gullón, novelascortas -tipo Doña Berta, El Señor, Superchería, etc.- dice precisamente este crítico: «El lirismo de estas narraciones no es de superficie, sino remansado, profundo y, si cabe decirlo así, involuntario, brotando de la entraña del asunto».

A veces ocurre que la «superficie» queda tocada del lirismo propio de «la entonación del asunto». Y así en el que tal vez sea su único cuento legendario queconocemos, el titulado La rosa de oro, su lenguaje, las imágenes refinadas y decadentes allí empleadas, casi parecen preludiar algunos tópicos del modernismo. La fusión de elementos religiosos y paganos es la típica de un Valle-Inclán, por ejemplo. Véase el comienzo del cuento, construido sobre una fórmula bien tradicional de arranque narrativo: «Érase una vez una Papa que a los ochenta años teníala tez como una virgen rubia de veinte, los ojos azules y dulces con toda la juventud del amor eterno, y las manos pequeñas,

de afiladísimos dedos, de uñas sonrosadas, como las de un niño en estatua de Paros, esculpida por un escultor griego».

Y en un cuento como El Señor que a Ricardo Gullón le parecía muy bello ejemplo, de ese lirismo profundo de Alas, cabe advertir pasajes no menos...
tracking img