La quebrada del diablo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1465 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
"La quebrada del Diablo"
(Versión de Ana María Güiraldes
Una leyenda mapuche del sur de Chile)
Pertence a la tradición oral de una de las zonas del sur de Chile, donde abundan los lagos, los ríos y los volcanes. El folklorista Oreste Plath la recopiló y la publicó en " Geografía del mito y la leyenda chilenas" (1970)
Esta versión es de Ana María Güiraldes, profesora de castellano y autora denumerosas obras para adultos y niños. Ha trabajado además como directora de dos revistas infantiles y ha sido guionista de programas de televisión.
Dibujó Andrés Jullian, ilustrador de numerosos libros para niños y del laboratorio de Biología Marina de la Universidad Católica. Tiene además estudios de arquitectura.

MLINCARAYÉN, la hija del toqui, era la doncella más hermosa de la tribu. Nosólo era bello su rostro: todos decían que era tan graciosa y pura como la flor de la quilineja.
Por eso Quiltrapiche la amaba. Desde lejos seguía sus movimientos y sus ojos sonreían cuando ella paseaba en busca de flores para adornar sus largos cabellos negros.
Sin embargo, Quiltrapiche sabía que la joven no era feliz. En realidad nadie era feliz. Desde que un genio maléfico, llamado Pillán,repartió sus demonios en el poblado, toda la paz y bienestar desaparecieron de un golpe.
¿Cómo trabajar la tierra si desde los volcanes ese dios destructor les enviaba fuego para arruinar las cosechas? ¿Para qué arriesgarse a desobedecerle si luego los castigaría, dándoles a beber una pócima que deformaba sus rostros y los hacía gritar con voces más roncas que el más ronco de los truenos?
Desde hacíaun tiempo, todos, asustados, vagaban sin atreverse ni a mirar las cumbres de los volcanes por temor a mayores desastres.
Por las noches, el terror crecía: enormes llamaradas en las bocas de los volcanes Calbuco y Osorno iluminaban el cielo convirtiéndolo en un infierno. Era la advertencia para el otro día: al que trabajara, algo le podía suceder...
Una tarde la tribu se reunió a celebrar unnguillatún. Las voces de hombres, mujeres y niños se unían en una súplica. Toda la naturaleza se plegaba a sus esfuerzos: se oyó el canto de los pájaros, el sonido de las cascadas y del viento, y hasta el agua del río se onduló para rogar.

De pronto, algo sucedió: el viento dejó de soplar y la tierra seca quedó suspendida en el aire; los pájaros se detuvieron en pleno vuelo, las aguas se estirarony el humo insolente de los volcanes retrocedió hasta el fondo de la tierra. Tan grande era el silencio, que sólo se escuchó el rápido latido de los corazones mientras la gente esperaba lo que iba a ocurrir...
Entonces, quién sabe de dónde, apareció un anciano. Jamás había sido visto antes en la tribu. Caminó hacia ellos, levantó una mano y todos supieron que les iba a hablar. Y cuando lo hizo, suvoz fue tan suave que parecía brotar no de la garganta, sino del espíritu.
-El demonio que los hace sufrir vive en el fondo del volcán -dijo-. Cuando ustedes trabajan, su rabia se convierte en fuego que resbala por las laderas y arruina los sembrados. Pero lo podéis vencer...
Un clamor de súplicas se elevó alrededor del extraño. Cuando los hombres callaron, el viejo continuó:
-Tenéis quelanzar por su boca de fuego una rama de canelo.
Ahora las voces fueron de protesta:
-¿Cómo nos acercaremos? ¡Las llamas del demonio nos quemarían! ¡La tierra arde por los costados del volcán! ¡El agua hirviente chorrea!
El anciano esperó a que todos enmudecieran.
-Sólo existe una forma de llegar a la cima: debéis sacrificar a la doncella más hermosa y pura de la tribu. Sacaréis su corazón y lodejaréis cubierto por una rama de canelo en la cumbre del Cerro Pichi Juan.
Su voz se hizo muchísimo más suave. Todos ce acercaron a escuchar:
-Entonces, descenderá un enorme pájaro. Tragará su corazón, tomará la rama y volará hacia el volcán Osorno. Cuando deje caer la rama por la boca de fuego, caerá mucha nieve. Y el demonio se helará.
La tribu escuchaba en suspenso.
La voz del viejo fue...
tracking img