La raza cosmica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 20 (4811 palabras )
  • Descarga(s) : 12
  • Publicado : 19 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ordoñez Carrera Arazmy Maribel Grupo: 2462

La raza cósmica
EL MESTIZAJE

Opinan los geólogos autorizados que el continente americano contiene algunas de las zonas más antiguas del mundo: la masa de los andes, las ruinas arquitectónicas de los mayas, quechuas y toltecas. A medida que las investigaciones progresan, se afirma la hipótesis de la Atlántida,como cuna de una civilización que hace millares de años floreció en el continente desaparecido y en parte de lo que es hoy América. El continente hiperbóreo desaparecido, sin dejar otras huellas que a los lemurianos o raza negra, la civilización Atlántida de los hombres rijos, la aparición de los amarillos y la civilización de los blancos. Explica la versión de los imperios étnicos de laprehistoria que la teoría de la traslación de los continentes, afirma que todas las tierras estaban unidas en un solo continente que se ha ido disgregando. Somos antiguos geológicamente y también en lo que respecta a la tradición.

Solo un salto del espíritu, nutrido de datos, podrá darnos una visión que nos levante por encima de la microideología del especialista. La raza que hemos convenido enllamar Atlántida prospero y decayó en América. Al decaer los atlantes, la civilización intensa se traslado a otros sitios y cambio de estirpes.

Tenemos entonces las cuatro etapas y los cuatro troncos: el negro, el indio, el mongol y el blanco. La civilización conquistada por los blancos, organizado por nuestra época, ha puesto las bases materiales y morales para la unión de todos loshombres en una quinta raza universal, futuro de las anteriores y superación de todo lo pasado.

La misión trascendental correspondió a las dos más audaces ramas de la familia europea; el español y el inglés. Los llamados latinos poseedores de genio y de arrojo, se apoderaron de las mejores regiones, de las que creyeron más ricas, y los ingleses se conformaron con lo que les dejaban gentesmás aptas que ellos. Nadie hubiera imaginado que los humildes colonos de Hudson y Delaware, se irían apoderando paso a paso de las mejores y mayores extensiones de la tierra.

Atravesamos épocas de desaliento, seguimos perdiendo en soberanía geográfica y en poderío moral. Lejos de sentirnos unidos frente al desastre, la voluntad se nos dispersa en pequeños y vanos fines. Despojados dela antigua grandeza, nos ufanamos de un patriotismo exclusivamente nacional, y ni siquiera advertimos los peligros que amenazan a nuestra raza en conjunto. Ni siquiera se ha podido lograr la unidad nacional de los cinco pueblos centroamericanos, porque no ha querido darnos su venia un extraño, y porque nos falta patriotismo verdadero que sacrifique el presente al porvenir. Nosotros no seremosgrandes mientras el español de la América no se sienta tan español como los hijos de España.

Es claro que el corazón no se conforma con un internacionalismo cabal; pero en las actuales circunstancias del mundo, el internacionalismo solo servirá para acabar de consumar el triunfo de las naciones más fuertes.

Claro que no solo las causas externas, los tratados, la guerra y lapolítica resuelven el destino de los pueblos. La decadencia de las costumbres, la pérdida de las libertades públicas y la ignorancia general causan el efecto de paralizar la energía de toda una raza en determinadas épocas. La emancipación, en vez de debilitar a la gran raza, la bifurco, la desbordo poderosa sobre el mundo, desde el núcleo imponente de uno de los más grandes imperios que han conocidolos tiempos. En cambio, nosotros los españoles, a la hora de la emancipación comenzamos por renegar de nuestras tradiciones. Mientras no logremos corregir los conceptos, no será posible que obremos sobre el medio físico en tal forma que lo hagamos servir a nuestro propósito. La raza prodigiosa, triunfa porque aduna sus capacidades prácticas con la visión clara de un gran destino. Conserva...
tracking img