La vid verdadera

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 27 (6644 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Un testimonio:
“Unos dos años después de comenzar la vida cristiana, yo estaba intentando muy seriamente de hacer todas esas cosas que los predicadores decían que un cristiano hace. Pero no me estaban saliendo para nada, y, aunque yo sabía que Dios me había perdonado, me encontraba bien frustrado y miserable. Pero, entonces, alguien me dio un librito, escrito por David Tryon, llamado La Vid ylos Pámpanos, y dentro de pocas horas estaba libre del stress de antes, y nuevamente confiando en Dios para hacer su obra en mí y a través de mí.”
La primera lección que aprendemos de esta parábola es que un sarmiento es inútil si no lleva fruto.
"La obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará; pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cual sea, el fuego laprobará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida; si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego" (1 Corintios 3:13-15).
El apóstol escribe aquí acerca del servicio cristiano y lo compara con un edificio. Enseña que puede suceder que un siervo de Cristo construya sobre el único verdadero fundamento, pero queomita poner en su edificio materiales capaces de resistir la prueba de fuego, con el resultado de que un día el trabajo de toda su vida será quemado, demostrando que su existencia ha sido completamente inútil y su trabajo del todo en vano. Esto es lo que el Señor Jesucristo nos está enseñando en la parábola; un sarmiento que no rinde fruto es un sarmiento inútil; la suya es una existencia malgastada- solo sirve para ser echado al fuego.
¡De cuánta gravedad es esta situación! ¡Qué cosa terrible, que trágico ser un cristiano que no está llevando fruto! ¡Cuán desgraciada la vida del cristiano descuidado, del cristiano tibio, del cristiano pecador, ocioso, mundano, del cristiano que no ora!
¡Cuánto, y cuán seriamente, debería preocuparnos el saber si somos sarmientos fructíferos o sarmientosinfructíferos, inútiles!
¿Cuál de ellos eres tú?
Estas palabras sin duda serán leídas por muchos cristianos sin fruto. ¿Eres tú uno de ellos? ¿Sabes, al leer estas palabras, que tu vida cristiana ha sido infructuosa? No es necesario explicarte lo que significa la palabra "infructuosa;" tú bien sabes que no estás cumpliendo el propósito para el cual Dios te salvó, del mismo modo que un sarmientoque no lleva fruto no cumple el propósito para el cual está en la vid. Probablemente juzgues tu condición por ciertas indicaciones en tu vida: algún pecado que tenga dominio sobre ti, fracaso en el testimonio, falta de oración, aversión a la lectura bíblica, carencia de poder en el servicio cristiano, o debilidad por las cosas mundanas. Quizás esto no se deba a falta de cuidado o a indiferencia.Habrás hecho grandes esfuerzos por ser un cristiano fructuoso: por testificar, por orar, por vencer el pecado. Sin embargo, has fracasado: sabes que no ha habido resultados. Por otra parte, tal vez no hayas permitido que el deseo de llevar fruto te moleste mucho. Razonas: "Soy cristiano, mis pecados son perdonados, voy al cielo. Esto es lo más importante." No has pensado que estas otras cosas puedantener mayor importancia. Tu vida es infructuosa porque no te has preocupado mayormente si rindes fruto o no. Pero, ya sea a pesar de tu mucha preocupación y de tus grandes esfuerzos y anhelos, o tal vez a causa de tu descuido e indiferencia, debes reconocer que tu vida es, en este sentido, un fracaso.
La tragedia de una vida sin fruto.
¡Cuán trágica es a los ojos de Dios! ¡Qué desilusión ydolor para el labrador es un sarmiento que no produce fruto, que no cumple su propósito! Para el Gran Labrador tu estéril vida cristiana ha de causar una constante frustración de los maravillosos propósitos de gracia que tuvo al colocarte en Cristo.
¡Qué tragedia es una vida así en lo que a otros concierne! Hay almas cansadas, agotadas, sedientas, amargadas en este árido mundo; almas con las...
tracking img