Las copas de la ira

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5548 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LAS COPAS DE LA IRA

DE RAMÓN GRIFFERO

MONÓLOGOS PARA CARLOS

EL PROFETA

EL JOVEN FARAÓN

EL PASTORCITO DE FÁTIMA

EL OLVIDADO

EL OFICIAL

LAS PROFECÍAS

EL PROFETA
Tenía que ser yo en este instante que vuelve a surgir la estrella de Belén... ahora que el plazo se cumple. He de extraer de mis remotos cofreslo que me ha sido confiado, es ahora que he de anunciar lo que ya estaba dicho, lo que ya ha sido visto pero que no sabéis deletrear. Se ha anunciado tanto, se han enviado tantos emisarios, y el mar ya no sabe que hacer para que ustedes mortales puedan ver las señales. No construí pirámides por mi afección al triángulo, ni levanté torres por mi adicción al cilindro. Ahora que estamos decumpleaños, he decidido abrirles un regalo, no uno que estaba escondido si no aquél sobre el cual ustedes han estado sentados, permítanme, que os pida que se levanten, para desatar sus cintas y comenzar a abrirlo.
Adoro los envoltorios que presumen un buen obsequio. No crean que mi labor es delirante y que mis poderes me causan una constante algarabía, por el contrario ya me parecenconsuetudinarios, para los que no entienden me parecen como de siempre, como que no me percato que los tengo. Todo esto si bien no será muy fácil tampoco tendrá caracteres muy difíciles, trataré de ser lo más pedagógico posible, para que no se produzcan interpretaciones erróneas que podrían ser catastróficas... o se mal entiendan las señales lo que podría llevarnos a suicidios colectivos, o a correr desnudospor los parques, esto ultimo en sí sería ya un buen presagio.
Ya me sucedió en la corte Española, por el mil quinientos, me llamaron para deleitar con la lectura de estrellas a una joven princesa, la pobre pasó a la historia como Juana la Loca, espero que hoy no suceda lo mismo. Ah tiempos aquellos cuando se podía descansar en palacio y languidecer frente a los campos de trigo,observando a los siervos cargando las carretas y el pasar de las golondrinas... junto al ulular del viento trayendo el ruido de los arroyos. Paisajes bucólicos, que no duraron mucho pues la embestida de los cardenales fue sangrienta.
No soportando los honores que se nos rendían en las cortes, ni la sabiduría de nuestras palabras, fuimos acusados de ángeles del demonio, lo anterior me tenía sinpreocupación, no vamos a estar fijándonos en la marca de los ángeles. Pero dado que los reyes dependían de su bendición para mantener el trono, a lo menos nos mandaron a la hoguera si no a ser atravesado por horribles clavos, de este grosor que se adentraban por el hemisferio óptico y percutaban el cerebro generando gritos escalofriantes y un espectáculo de pésimo gusto.
Podríamos estartoda la tarde hablando, tengo tantas historias, los Sirios fueron gente muy agradable, culta, refinada, lo que hace tanto falta por estos días, hasta yo mismo me siento un poco, frívolo, banal, superfluo, como vacío por dentro, como que de mi voz ya no emergen frases que hagan temblar los templos, siento una necesidad de contacto con lo profundo, con lo esencial, una purificación, pero es tandifícil luchar contra el entorno, como que ahora no se dan las condiciones... Pero este no es el motivo de nuestro encuentro, no soy cómico, nunca lo he sido, es tan fácil serlo.
He venido a entregarles el regalo de las profecías... las cuales siempre son siete. La primera... "El origen" en el reino de Hakmir Segundo en Luxor.

EL JOVEN FARAON

Nubio pasad más aceite sobre misespaldas, que el viento del desierto reseca mi piel. Yo soy el hijo del hijo de Dios, sin embargo joven negro hay signos que se me ocultan. Mañana serán los funerales de mi padre, y al anochecer podré ver el libro de los muertos... que igualmente veré cuando emprenda mi viaje por las tinieblas y tenga que cruzar el río de Horus. Pero no es aquello lo que me atormenta, sino las maldiciones del...
tracking img