Las leyes eternas del exito

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3318 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las Leyes Eternas del Éxito
El éxito obedece a Leyes.
Abra los ojos y mire. Mire a a las personas que le rodean y a las que frecuenta a diario. Ahí tiene usted a centenares de hombres y mujeres, de todas las edades y condiciones que atascados en la rutina, forcejean en vano por adelantar. Dentro de veinte años seguirán sin salir del atolladero, sin haber hecho ningún progreso.
Pero ahíestá un grupo de tres o cuatro personas que se apartan de la multitud y ascienden irresistiblemente hacia las cumbres.
¿Cómo es posible que no todos los hombres avancen por igual en la vida?
Cuando alguien triunfa, se atribuye a menudo su éxito a la casualidad, a la suerte: se dice de él que ha nacido con buena estrella.

Desde la fundación del Instituto Borg he tenido ocasión de conocer elsecreto de muchas existencias. Jamás he tropezado con nadie a quien la suerte se le haya mostrado constantemente adversa; puedo incluso afirmar que cada cual encuentra, sobre poco más o menos, en el curso de sus vida igual número de ocasiones propicias como desfavorables.
Los que se quejan de su mala suerte son, por lo general, seres deprimidos que no han tenido la suficiente energía para lucharhasta la hora de la victoria, u holgazanes que buscan un pretexto para eximirse de hacer un esfuerzo.
A veces, también, se atribuyen a los vencedores de la vida cualidades excepcionales, que los demás no poseen.
En varias ocasiones he tenido oportunidad de abordar a personas notables, cuya carrera, en las artes o en los negocios, había sido una serie ininterrumpida de éxitos. Con todafranqueza, hallé en ellas una voluntad más robusta, una inteligencia más clara, una imaginación más fecunda que en el término medio de las demás personas. Pero cuando las interrogué, siempre me confesaron que sus comienzos habían sido muy difíciles y que su suerte sólo se había mejorado poco a poco, a medida que desarrollaban su poder mental.
En el fondo no es la casualidad, ni cualidadesexcepcionales, lo que permite tener buen éxito en la vida, sino sencillamente el poseer unas facultades intelectuales ejercitadas, y el conocimiento de la táctica que es preciso emplear. Ciertas leyes psicológicas nos permiten desarrollar nuestras cualidades personales y resolver los problemas de la existencia. Esas leyes fueron observadas ya por los sabios de la antiguedad, lo mismo que lo son hoy por losgrandes hombres de negocios. Desde hace veinte siglos vienen dando pruebas de su eficacia; cuantos las respetan pueden estar seguros de vencer.

Su porvenir depende de usted exclusivamente.
Comprenda bien mi idea. Yo no pretendo que usted esté llamado a llegar a ser, indiferentemente, un santo heroico, un conquistador ilustre o un magnate de la industria. Lo que yo afirmo es que usted, quetodavía no ha cultivado su propia personalidad con arreglo a nuestro método, se encuentra todos los días con personas que no valen tanto como usted y cuya situación es mejor que la suya. Yo afirmo, que puede usted mejorar sensiblemente su suerte y, si no conseguir un éxito de resonancia mundial, si, por lo menos, un resultado suficiente para llegar a ser una persona feliz y envidiada.
Muchos hombres ymujeres se ponen un obstáculo a sí mismos con sus malos hábitos y su manera defectuosas de portarse; otros se estrellan contra lo hostilidad de sus allegados; un número más reducido tiene que luchar con acontecimientos excepcionales cuyas causas no adivinan, y que les sumen en la perplejidad. Mis colaboradores y yo tenernos desde hace muchos años experiencia de esos problemas; cualquiera que seala dificultad que le preocupe a usted, puede estar persuadido de que conocemos el medio de sacarle del apuro.
Bastaría, seguramente, poca cosa para transformar su situación actual; un paso a la derecha es tan fácil de dar como uno a la izquierda y, sin embargo, tanto uno como otro pueden tener resultados muy distintos. Todo está en elegir la dirección conveniente; por lo tanto, deme usted...
tracking img