Las preguntas de la vida-fernando savater

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2234 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ana María Garrido Sánchez
Las preguntas de la vida.
Fernando Savater. Editorial: Ariel. Colección: bfs. Ciudad dónde se editó: Madrid. Número de edición: 6. Fecha de la edición: 1999. Número de Páginas: 309.Tamaño del libro: 14x23cm.

Resumen del índice: advertencia previa-Pág. 7. Introducción: El porqué de la filosofía-Pág. 11-25. Capítulo 1- La muerte para empezar-Pág. 25-43. Capítulo 2-Las verdades de la razón-Pág. 43-69. Capítulo 3- Yo dentro, yo fuera-Pág. 69-91. Capítulo 4- El animal Simbólico-Pág. 91-117. Capítulo 5- El universo y sus alrededores-Pág. 117-141. Capítulo 6- La libertad en acción-Pág. 141-167. Capítulo 7- Artificiales por naturaleza-Pág. 167-199. Capítulo 8- Vivir juntos- Pág. 199-229. Capítulo 9- El escalofrío de la belleza-Pág. 229-253. Capítulo 10- Perdidos enel tiempo-Pág. 253-277. Epílogo- La vida sin por qué-Pág. 277-297. Despedida-Pág. 297-299. Principales estrellas invitadas-Pág. 299-309. Índice-Pág. 309.

Biografía: Nació el 21 de junio de 1947 en San Sebastián (España) Su familia se trasladó a Madrid y allí estudió la carrera de Filosofía y Letras, rama Filosofía, en la Universidad Central, en la que se doctoró. Impartió clases de Historia dela Filosofía en la Facultad de Ciencias Políticas en la Universidad Autónoma de Madrid, de donde fue expulsado por su actitud de crítica política al régimen. Fue profesor de Ética y Sociología en la Universidad a Distancia, UNED, y en 1980 comenzó a impartir clases de Ética en la Universidad del País Vasco, en San Sebastián. En el año 1972 publicó Nihilismo y acción y La filosofía tachada,ensayos donde se podían observar influencias de Friedrich Nietzsche y E. M. Cioran. Se exilió voluntariamente en Francia en los últimos años del régimen de Franco, situado en un antiautoritarismo radical, muy próximo a las tesis anarquistas. Algún tiempo después, polemizó con dureza con el filósofo Javier Sádaba, a propósito de los conflictos del independentismo vasco en particular y, en un orden másamplio, del poderoso renacer del nacionalismo y las doctrinas xenófobas, neofascistas y racistas en el mundo. En 1973 se publicó Apología del sofista, título al que siguieron Apóstatas razonables (1976), Conocer Nietzsche y su obra (1977), Panfleto contra el Todo (1978), Humanismo penitente (1980) y la obra que le haría obtener el Premio Nacional de Literatura de 1981, La tarea del héroe. Enaquellos años publicó novelas como Caronte aguarda (1981), Diario de Job (1983) y en homenaje a Robert Louis Stevenson, El dialecto de la vida (1985); estrenó textos dramáticos como Último desembarco (1987), Catón. Un republicano contra César (1989), así como ensayos de manifiesta intención divulgadora: Invitación a la ética (1982), El contenido de la felicidad (1986), Ética para Amador (1991) y, enconsonancia con la exitosa línea del anterior, un atípico best-sellers en diversos países europeos, Política para Amador (1992) En 1996 se trasladó a Madrid, año en el que fue nombrado catedrático de Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid.

Capítulo 1. La muerte para empezar.
Fernando Savater cuando tenía diez años se dio cuenta de que la muerte es personal, es decir, la muerte nosconvierte en mortales. No es mortal aquel que va a morir sino aquel que sabe que va a morir. En este libro la filosofía explica la vida y como podemos vivir mejor. Todo aquello que realizamos a lo largo de nuestra vida, todas las tareas son como una forma de resistencia ante la muerte, aunque sabemos que tardíamente va a llegar.
La muerte es necesaria en nuestra vida y es personal, cada uno sufre supropia muerta, tú no puedes sufrir la muerte de nadie y cada uno siente la muerte de una manera diferente a los demás. Cuando nacemos aparece algo que nunca antes había existido y cuando morimos ya nunca volverá a aparecer aquello que había existido. La muerte sigue siendo algo inexplicable. La muerte de los demás produce dolor, como cuando fallece un propio familiar, pero la nuestra propia nos...
tracking img