Lenguas en guerra

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1272 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPÍTULO 1: ¿Para qué sirve una lengua?
El lenguaje se aprende desde pequeños, de una forma innata. No recordamos como aprendimos a hablar, simplemente lo hicimos. Es instintivo, como dice Steven Pinker “los humanos estamos dotados del lenguaje de la misma forma que las arañas poseen el instinto de tejer telarañas”
Existen culturas o pueblos que carecen de escritura, pero sin embargo no existeen el mundo un pueblo que no tenga un lenguaje, una forma de comunicarse.
El lenguaje comparte funciones biológicas, pero no es igual a ninguna de ellas, como respirar. Se parece en la medida que a través de ellos nuestro cerebro recibe y procesa información del mundo que nos rodea.
Existe una enfermedad llamada afasia, que produce una incapacidad para comunicarse y a veces ni siquiera entenderlo que se les dice.
Comunicarse es un proceso complejo, pero nosotros lo vemos con la mayor naturalidad del mundo. Las palabras son como un cabo que cada individuo, desde la soledad de su naufragio interior, tiende al mundo exterior para comprenderlo y para ser rescatado por sus iguales, para incorporarse a las comunidades humanas.
Son ya cuatro las respuestas a la pregunta ¿para qué sirve unalengua?: reconocernos como seres humanos, hablar con otros, elaborar pensamientos y aprehender el mundo que nos rodea.

CAPÍTULO 2: Las lenguas son inocentes
Todas las lenguas son iguales en sus cimientos, pues son sistemas combinatorios discretos, elegimos las palabras a través de complicados sistemas.
La capacidad de aprender un lenguaje desaparece con el tiempo (9 años aprox.), pues lanaturaleza no pensó que los humanos quisieran aprender una segunda lengua.
Mark Twain en Diario de Adán y diario de Eva hace una reflexión sobre el lenguaje, dotándolo de predestinación, las cosas se llaman como tienen que llamarse.
Las lenguas provienen de ramas lingüísticas originales. Las lenguas en un principio, hasta hace poco más de doscientos años, eran inocentes, pero con el transcurso deltiempo, las palabras han llegado a tomar formas políticas, religiosas o nacionales. Pero esas características, que en muchos casos parecen aquello de mayor importancia, no son más que la superficie, si se compara con el transcurso de la historia. Además se han ido inventando a cada lengua particular unas propiedades que sirvan para diferenciarlas de las demás “el genio de las lenguas”.
Las lenguasson neutrales, no están condicionadas por la política, religión o nación. El ejemplo más claro de ello es lo que ocurrió en Hawai en los setenta, cuando en el país no quedó mano de obra nacional, se trajeron a obreros de Filipinas, Puerto rico, Corea, Japón y China y pese a todo pronóstico de que no se iban a poder entender, crearon una lengua común, nueva para todos, con palabras propias de cadapaís y del propio Hawái.

CAPÍTULO 3: Miles de años hablando
Según recientes estudios en la sierra de Atapuerca se ha descubierto que esos homínidos poseían el mismo oído que nosotros y un aparato fonador similar, entre el de los chimpancés y los seres humanos), por lo que es muy probable que los seres humanos llevemos hablando más de trescientos mil años.
La capacidad del lenguaje es innata,al nacer poseemos una serie de principios y parámetros que luego utilizaremos para hablar. La privación del estímulo del habla a edades muy tempranas provoca la privación del lenguaje.
El aparato fonador de los bebés puede emitir cualquier sonido de cualquier lengua, y al cabo de unos meses desecha aquellos que no le sirven. Además nacemos con una gramática universal, es decir, esa serie deprincipios y parámetros sin fijar (si la lengua es de sujeto obligatorio u opcional; o si es de núcleo inicial o final, por ejemplo) que se fijan en la mente como una gramática adquirida.
Ya en el siglo XVII los gramáticos de Port-Royal aseguraron que debían existir principios anteriores a las lenguas, como lo confirmó en el XIX Humboldt y, más tarde, Chomsky.

CAPÍTULO 4: La forma humana de ver...
tracking img