Leyenda de selva lacandona

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (792 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La selva Lacandona

Cuando los hombres duermen, los aluxes, seres increíbles salen al mundo a jugar y divertirse, pero si tratan de ahuyentarlos, ellos se vengarán.

En la región selvática deChiapas se asentó, a orillas del lago Miramar, una comunidad maya, quienes instalaron un centro ceremonial en una isla llamada Lacan-Tun (piedra grande o peñón). Los españoles llamaron a esta comunidad"Los de Lacantún". Con el tiempo el vocablo fue derivando en Lacandón hasta llegar al de lacandones.

La riqueza cultural de los mayas luce esplendorosa, oculta en la espesura de la selva, dondeconstruyeron diversas ciudades y se originaron bellas leyendas que han compartido tiempo y espacio.

Los lacandones -antes y ahora- comparten la selva con extraordinarios seres, hombrecitosjuguetones, traviesos y escurridizos: los aluxes. Su historia es ésta.

Leyenda
Cuenta la leyenda que en tiempos remotos estaban los dioses creando a las criaturas que poblarían el mundo. Afanosos ydedicados, era mucho el trabajo por realizar, así que dejaron a medio hacer unos muñequitos muy pequeños, que les estaban costando mucho esfuerzo terminar, hasta les habían puesto los pies volteados. Eran losaluxes.

Tan difícil estaba siendo para los dioses crear estos muñequitos que decidieron ocuparse en los colores de las plumas del quetzal, las manchas del jaguar, el rugido de los monos, entreotras tareas de su creación.

Así, incompletos estos seres, los dioses les advirtieron a los aluxes que no debían escapar del cielo, que si llegaban al mundo y les daba la luz del sol, se convertiríanen piedra para siempre. Sin embargo estas extrañas criaturas no obedecieron y de noche se escaparon a conocer el mundo, a escondidas de sus creadores. Estaban seguros de regresar antes de que seasomaran las primeras luces del alba, para evitar que los rayos del sol los tocaran. Pero era tanta su algarabía de conocer el mundo y trepar las lianas de la selva, recostándose en las hojas de los...
tracking img