Leyendas mexicanas (antologia) solo agregar imagenes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (438 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Leyendas Mexicanas y Mitos Mexicanos

La Capa del Mendigo
Autor Desconocido miércoles, 31 de enero de 2007

Epoca Colonial El suceso que nos ocupa acaeció en la villa de Santa María delPueblito, por los años de 1850 a 1852, época en que estaba de cura propio de aquella parroquia el Pbro. D. Luis Luna y Pérez, en cuyo empleo permaneció muchos años hasta su muerte. Entre los muchospordioseros que llegaban al curato a implorar socorro, había un viejecito que periódicamente venía a recibir su óbolo, pernoctando en la cuadra sobre blando colchón de paja. Este jamás quiso decir su origen, niaún revelar el nombre de su patria; más esto no impedía que el buen cura (como generalidad de los de su clase), le socorriera con largueza. Todo su haber se reducía a un tosco bordón, un sombrero depetate formado de tres distintos tejidos, un morral colgado al hombro y una colcha formada de mil y tantos parches y remiendos de distintos paños y colores; y por ende muy pesada. Tantas veces habíapernoctado ya en aquella casa de vuelta de sus correrías por las aldeas en busca de sustento, que ya era bastante conocido de aquella gente. Después de algunos años de estos viajes y vueltas, llegó unanoche al curato, y después de internarse a su aposento, pidió al mozo un poco de agua porque se moría de sed. El mozo, al ser preguntado por el Sr. Cura sobre si habían llevado su cena al viejecito,dijo que no había tomado alimento, sólo un poco de agua, lo cual llamó la atención de Sr. Cura, quien fue a verlo, encontrándolo abrazado en calentura. En vista de esto, dispuso se medicinara ypreparara para confesarse, lo cuál hizo el mendigo sin dilación. Después de los auxilios necesarios, el viejecito aquel murió, corriendo todos los gastos por cuenta del Sr. Cura. Al levantarlo de su lechoun hermano del citado Sr. Cura y un mozo, notaron que la colcha de los mil y tantos remiendos pesaba más, sabiendo el origen del mendigo ni su patria, se le hicieran sus funerales en la misa...
tracking img