Leyendas y mitos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5710 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Leyenda del Cuartel (leyenda)
| (tulancingo) |   |
En la esquina que conforman las calles de Doria y Heroico Colegio Militar, se encontraba un anexo de la Iglesia de la Tercer Orden, en el cual se instaló la Santa Inquisición.
Lógicamente, por aquella época el lugar inspiraba temor y respeto, además de que se le relacionaba con los tormentos propios de la misma. Posteriormente, estelugar fue transformado en seminario y convento y, al paso del tiempo, se convirtió en un cuartel militar.
La tradición oral de alguna manera ha mezclado todos estos datos, a partir de los cuales se dice que el cuartel militar y el convento estaban juntos y que los soldados golpeaban y maltrataban a las monjas; incluso llegaban a matarlas o a torturarlas atándolas con cadenas o colgándolas de losárboles y cuando algún soldado moría, las obligaban a cavar con sus propias manos la tumba de aquel.
Se dice que las ánimas de las monjas muertas aún andan penando por el lugar. Por eso, algunas veces por la  noche, al pasar por ahí, se oyen voces, quejidos que parecen como si vinieran de muy lejos, o bien acompañadas de ruidos extraños como cadenas.
Se rumora que una persona que vivía cerca de ahí,en una ocasión escuchó llorar a un niño; cuando se asomó por la ventana sólo vio a un gato negro que enseguida desapareció. Luego, se oyeron llantos y voces muy extrañas, risas y quejidos. Nuevamente el silencio invadió la atmósfera y más tarde se escuchó como si estuvieran velando a un muerto.
Todavía hoy en día, en la escuela que se construyó en esos terrenos, cuentan las personas que laborancomo intendentes que en una ocasión estaban reunidos en una aula al anochecer; de pronto, se escucharon unas pisadas y se quedaron sorprendidos al ver entrar a un hombre vestido de cadete en otro salón, cuando se asomaron no encontraron a nadie.
Así, transcurrió el tiempo hasta que, en otra ocasión en que el personal tuvo que llegar de madrugada al plantel a esperar a los niños que se reuniríanallí para ir de excursión, su sorpresa y miedo fue grande al ver a unos cadetes en el patio que desaparecieron lentamente.
Algunos dicen, al haber pasado por la escuela ya muy noche, haber escuchado ruidos, presuntamente provocados por gente como si estuviera marchando.

(Leyenda)
Cuentan que en un pueblo en el estado de Hidalgo, hace muchos años, época en la que existían grandes haciendas enlas que los habitantes de la región vendían su vida trabajando en ellas, existía un matrimonio de campesinos. La señora creía bastante en que el día de muertos sus familiares venían del más allá y compartían lo que les ponía en su altar, pero su marido era una persona que nunca creía en eso, decía que eran inventos de los comerciantes para vender más.

Cuentan que días cercanos al 2 de noviembrela señora le pidió dinero a su marido para poner su altar de muertos, pero el señor, necio en sus creeencias, le dijo que él no gastaba su dinero en eso, que si ella quería buscara de donde quisiera.

Por lo que la señora decidió ir al monte y cortar unos ocotes, para prenderlos, simulando unas veladoras, y cortó del campo unos quelites que guisó con tomates. La señora colocó su altar y se fuea dormir, pero el señor ya harto de la duda prefirió espiar para ver si era verdad que sus parientes del más allá llegarían.

Cuentan que ya entrada la noche después de estar espiando por la ventana un buen rato vio y escuchó que las calles se iluminaban y que venía mucha gente, como una procesión de personas, que nunca había visto. Al frente venían personas que cargaban comida exquisita,llevaban veladoras grandes, calabaza, mole, y muchos guisos más.

Conforme avanzaba la fila venían personas con comidas de menor esplendor y hasta atrás el señor logró ver a sus parientes que con trabajo venían alumbrándose con unos ocotes y comiendo unos pocos quelites.

El señor quedó traumado desl susto. Dicen que al día siguiente sólo logró decirle a su mujer que agarrara el dinero...
tracking img