Libro xi de la república de platón.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (924 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Libro VI de La República de Platón, plantea en esencia ese conjunto de cualidades que debe poseer un gobernante, determina la importancia de una buena educación para los jóvenes y hace referenciaa su vez de la concepción del “bien”, comienza donde acabó la afirmación del libro anterior: “filósofo es quien puede alcanzar lo que es siempre igual a sí mismo”, no quien anda errante tras lamultitud de cosas variadas y variables. De ésta manera se puede concebir porqué el único gobernante del Estado puede ser el filósofo. Al buscar sólo lo que es, y huir de todo lo falso, renunciará a losplaceres del cuerpo para entregarse a los del alma; no estimará en exceso la vida, y no temerá a la muerte; tendrá facilidad para aprender y para retener lo aprendido. En definitiva, moderación, valor ysabiduría, (prudencia = sabiduría), son las virtudes que, en armonía, forman la justicia, son las cualidades de la persona correcta que debe dirigir el Estado.
En la iniciación del libro sextotambién podemos decir que se hace referencia a la diferencia que existe entre filósofos y no filósofos. Puesto que son filósofos los hombres capaces de percibir, de sentir, lo que siempre mantiene suidentidad consigo mismo y no lo son, los que se detienen en multitud de cosas diferentes.
Puesto que el filósofo es experimentado en ideas y las mantiene. Lo que no cambia, lo indeleble y lo inmutable.Posee la virtud de la sabiduría. Es conocedor por tanto de la belleza en sí, la justicia en sí, el bien en sí, y actuara bien, será virtuoso, y será también el más capacitado de preservar las leyes ycostumbres, el guardián perfecto del estado.
Existe por ello el hombre normal que no tiene conocimiento, solo posee lo que los sentidos le presentan del mundo. Platón los compara con los ciegos, yhace preguntas como: ¿crees tú que se diferencian en algo de los ciegos, los hombres privados del conocimiento; del ser en sí, y no llevan en su alma ningún modelo claro?: No la diferencia no es...
tracking img