Literaruta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1924 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Ilíada
Canto I “La peste y la cólera”
Pelearon el hijo de Leto y Zeus, la presunción de Apolo el que hiere de lejos a todos aquellos y particularmente a los dos Atridas, caudillos de pueblos, les suplica: - Atridas y demás aqueos de hermosas grebas, los dioses que habitan las moradas del Olimpo les permitan destruir la ciudad de Príamo y regresar felizmente a la patria. Pongan en libertad ami hija y reciban el rescate venerando al hijo de Zeus.
Los aqueos aprueban a voces que se respete al sacerdote y se admita el rescate. Pero el atrida Agamenón, no está de acuerdo y le despide al sacerdote de mal modo y con voz altanera: “a ella no la soltare”; el anciano sacerdote obedece el mandato, se va en silencio, le pide a Apolo que protege a Crisa y a la divina Cila, Si alguna vez adornetu gracioso templo o queme en tu honor abundantes muslos de toros o de cabras cúmpleme este voto:” que paguen los dánaos mis lagrimas con tus flechas”. Apolo desciende de las cumbres del Olimpo con el arco y el cerrado carcaj en los hombros, y cumple lo que el sacerdote pide. Durante 9 días vuelan por el ejército las flechas de dios. En el decimo día aparece Aquiles delante de atrida y le dice:“creo que tendremos que volver, yendo otra vez errantes, si escapamos de la muerte; que si no, la guerra y la peste unidas acabaran con los aqueos; consultemos a un adivino para que nos diga por que se irrito tanto Apolo, cuando así hablo el de los pies ligeros, se levanta Calcante el Testórida, el mejor de los augures, i le dice a Aquiles: Oh Aquiles, caro da Zeus, me mandas a explicar la cólera deApolo, pues hablare, pero antes declara y jura que estas pronto a defenderme de la palabra y obra, pues temo irritar a un varón que goza de gran poder entre todos los argivos. Aquiles le contesta,: manifiesta deponiendo todo temor, ninguno de ellos pondrá en ti sus pesadas manos mientras yo viva.
Entonces cobra animo y dice el notable poeta:” no está el dios quejoso con motivo de algún voto ohecatombe, sino a causa del ultraje que Agamenón ha inferido al sacerdote a quien no ha devuelto a la hija ni admitido el rescate, y no librara a los dánaos de la odiosa peste hasta que sea restituida a su padre, la joven de ojos vivos, y llevemos a Crisa un sacrificio sagrado. Entonces se levanta Agamenón y dice: adivino de males, jamás me anunciaste nada grato, siempre te has complacido enprofetizar desgracias y nunca dijiste ni ejecutaste nada bueno, y ahora vaticinando ante los dánaos afirmas que Apolo envía calamidades por qué no quiero admitir el esplendido rescate de la joven Criseida a quien anhelaba tener en mi casa. Aquiles replica: atrida gloriosísimo el más codicioso de todos ¿Cómo pueden darte otra recompensa los magnánimos aqueos?, entrega ahora esa joven al dios y los aqueoste pagaremos el triple o cuádruple si Zeus nos permite algún día tomar la bien amurallada ciudad de Troya. El rey Agamenón contesta aunque seas valiente, deiforme Aquiles, no ocultes así tu pensamiento, ya que no podrás burlarme ni persuadirme ¿acaso quieres, para conservar tu recompensa, que me quede sin la mía y por esto me aconsejas que la devuelva? Pues si los magnánimos aqueos me dan otraconforme a mi deseo para que sea equivalente... Y si no me la dan, yo mismo me apoderare de la tuya. Aquiles mirándolo con gesto amenazador exclama: ah desvergonzado y codicioso ¿cómo puedes estar dispuesto a obedecer tus ordenes ni tan siquiera un aqueo, para emprender la marcha o para combatir valerosamente con otros hombres? No he venido a pelear obligado por los belicosos troyanos, ya que ennada se me han hecho culpables, si no que te seguimos, ojos de perro. No fijas en esto la atención, ni por ello le tomas ningún cuidado y aun me amenazas con quitarme la recompensa que por mis grandes fatigas me dieron los aqueos, ahora me iré a Ftía, pues lo mejor es regresar a casa en las naves cóncavas, que no pienso permanecer aquí sin honra para procurarte ganancia y riqueza.
Contesta...
tracking img