Literatura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (970 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La costurera de los vestidos de seda
En una aldea muy remota había una vez una señora muy pobrecita que vivía de lo que ganaba escribiendo. Hacía lindos vestidos para las niñas, los cuales vendía enuna cesta mientras recorría los caminos y calles del humilde lugar.
Un día la señora que era muy viejecita se tropezó con una piedra, cayó en el suelo y se golpeó las manos. Como ella utilizaba susmanos para ganarse el diario sustento y estas le dolían mucho, se puso muy triste y lloraba día y noche sin parar. Tanto lloró que un gusanito de seda que vivía en su casa se asustó al ver tanta agua,por lo que corrió a ver a la viejecita y le preguntó:
-¿Por qué hay tanta agua en casa, si no está lloviendo?
La pobre mujer que apenas podía hablar le respondió:
-Son mis lágrimas debido a mitristeza y a mi dolor, porque me lastimé las manos y no podré coser mis lindos vestidos.
El gusanito corrió entonces muy nervioso a contarle a sus compañeros el problema que afligía a la amable señora.El gusano más viejo, atento a lo que había escuchado, les enseñó a los gusanitos una hierba que crecía en el lugar, la cual tenía poderes que podían curar toda clase de dolores.
Los gusanitosrecogieron muchas hierbas, prepararon un amargo brebaje, y se dirigieron a casa de la viejecita. Llegaron allá valiéndose de la cesta que utilizaba la señora para vender sus trajes. Navegando entre laslágrimas los gusanitos por fin llegaron y le dijeron:
-No llores más que nosotros te curaremos. Toma este remedio y mañana ya podrás coser.
Al día siguiente la pobre señora se levantó sin dolor.Enseguida, llena de felicidad, fue a buscar a los gusanitos y los invitó a comer manzanas maduras.
Desde entonces la viejecita y los gusanitos se hicieron muy amigos. Ellos fabricaban para ella bellos hilosde seda con los cuales llegó a hacer los más finos vestidos de la aldea.
Hizo tantos trajes lindos, que la aldea se vistió de colores y alegría. De otros lugares venían a comprar sus famosos...
tracking img