Los dioses de grecia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 445 (111031 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Walter F. Otto

LOS DIOSES DE GRECIA

1

Walter F. Otto

Los dioses de Grecia
Prólogo de Jaume Pòrtulas Traducción de Rodolfo Berge y Adolfo Murguía Zuriarrain

Ediciones Siruela
Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, almacenada o transmitida en manera alguna ni por ningún medio, ya sea eléctrico, químico, mecánico, óptico, degrabación o de fotocopia, sin permiso previo del editor. Título original: Die Glitter Griechenlands En cubierta: Detalle de un relieve romano de la época de Augusto, copia de uno griego de c. 440 a. C., que muestra a Deméter (a la izquierda), a Triptólemo y a Perséfone Colección dirigida por Jacobo Siruela Diseño gráfico: G. Gauger & J. Siruela © Vittorio Klostermann GmbH Frankfurt am Main, 1987 © Delprólogo, Jaume Pòrtulas © De la traducción (cedida por Eudeba, Buenos Aires), Rodolfo Berge y Adolfo Murguía Zuriarrain, 1973 © Ediciones Siruela, S. A., 2003 Plaza de Manuel Becerra, 15. «El Pabellón» 28028 Madrid. Tels.: 91 355 57 20 / 91 355 22 02 Fax: 91 355 22 01 siruela@siruela.com www.siruela.com Printed and made in Spain

Walter F. Otto

LOS DIOSES DE GRECIA

2

LOS DIOSES DE GRECIAWalter F. Otto El Árbol del Paraíso nº 29 Rústica Prólogo de Jaume Pòrtulas Traductor: Rodolfo Berge y Adolfo Murguía Zurriarían ISBN: 84-7844-644-3 Depósito legal: M-53.869-2002 Fecha de publicación: 2003-01-15 280 págs.

Contraportada Pocos son los libros capaces de captar, con tanta sutileza y vigor, la esencia de los dioses griegos como éste de Walter F. Otto (1874-1958), considerado ya desdesu primera publicación en 1929 hasta su última revisión de 1965 como un clásico incuestionable en la materia. Su obra posee la rara virtud de hacernos revivir la claridad armoniosa de una cosmovisión, tan extraña al hombre moderno, como es la de los mitos griegos, tratando de aproximarnos en lo posible al espíritu original del pensamiento que los concibió. Su autor ve imprescindible explicar laevolución de la religión antigua, telúrica, donde domina la Madre Tierra y la realidad de la muerte, y lo masculino está supeditado a lo femenino, hasta llegar al nuevo espíritu homérico que mira la existencia con otros ojos. La magia es superada, y los dioses se separan de los elementos naturales para convertirse en prodigiosas figuras, llenas de significado, en las que el ser múltiple de lanaturaleza encuentra su expresión más elevada. Otto describe los detalles que caracterizan a cada uno de los dioses del Olimpo, deteniéndose especialmente en Atenea, Apolo, Artemis, Afrodita y Hermes. En ninguna parte Homero formula conceptos dogmáticos —sus dioses son demasiado naturales para conceder un valor moral único— pero expresa vivamente respuestas claras sobre la vida y la muerte, sobre elhombre y dios, la libertad y el destino. Su visión penetra en el ser y comprende toda la existencia. De este autor Siruela ha publicado también Dioniso.

Walter F. Otto (Hechingen 1874-Tübingen 1958) comenzó estudiando teología evangélica, pero terminó dedicándose a la filología clásica. En Múnich entró en contacto con la etnología, antropología y ciencias de las religiones. Desde 1914 fue profesorde filología latina en Frankfurt, donde creó a su alrededor una «escuela de Frankfurt» a la que pertenecieron K. Kerényi, F. Altheim o C. Koch. En la década 1923-1933 aparece su obra teológica-religiosa fundamental.

Walter F. Otto

LOS DIOSES DE GRECIA
Índice

3

Prólogo Jaume Pòrtulas

Los dioses de Grecia
Nota preliminar I. Introducción II. Religión y mito en la Edad PrimitivaIII. Figuras de dioses olímpicos Nota preliminar Atenea Apolo y Ártemis Afrodita Hermes IV. La esencia de los dioses Espíritu y forma V. Ser y acontecer a la luz de la revelación divina VI. Dioses y hombres VII. El destino Nota final Índice analítico

Walter F. Otto

LOS DIOSES DE GRECIA

4

Prólogo Para una relectura de Walter F. Otto No te esfuerces, alma mía, por una vida sin muerte;...
tracking img