Los escandalos-rafael loret de mola

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 234 (58396 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 23 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto


LOS
ESCÁNDALOS
Un ensayo donde los culpables de los
desórdenes políticos tienen nombre y apellido

LOS ESCÁNDALOS
Un ensayo donde los culpables de los
desórdenes políticos tienen nombre y apellido
© 1999, Rafael Loret de Mola
D.R. © 1999 por EDITORIAL GRIJALBO, S.A. de C.V.
(Grijalbo Mondadori)
Calz. San Bartolo Naucalpan núm. 282
Argentina Poniente 11230
Miguel Hidalgo,México, D. F.

Este libro no puede ser reproducido,
total o parcialmente,
sin autorización escrita del editor.
ISBN 970-05-1166-9 IMPRESO EN MÉXICO
Expiación
La obra que el lector tiene en sus manos, retrato fiel de lo que he visto, vivido y asimilado en los años recientes, debió encuadrarse bajo un título distinto. El original señalaba: Hijos de perra. Pero no pudo ser.
Todavía algunasresistencias, no imputables a los editores, siempre generosos con este autor, detuvieron la exclamación enérgica intentan­do atemperar, sin lograrlo, el filo de nuestra pluma, recurso legítimo de un escritor contra la inaudita prolongación de la barbarie política. Un capítulo, el último, recibió el bautizo acaso para redimirnos a todos del pecado original.
¡Hijos de perra! es una expresión catártica;también un grito que sur­ge de la impotencia. Durante varios lustros un puñado de periodistas críticos, a quienes se han sumado otros que sólo se animan a cuestionar cuando tienen garantizado su status, hemos señalado, acusado, denun­ciado, a los grandes detractores de la vida nacional. A cambio, sin más razonamientos que la aviesa prepotencia, algunos de los peores vásta­gos del sistema perviven.¿No es válido, entonces, alzar la voz contra ellos? Siquiera ese derecho, la sanción social, debe prevalecer contra la oleada de lacayunerías.
Los servidores de la jauría política, bajo el camuflaje de un cuestio­nable profesionalismo, dirán que, a falta de argumentos, caemos en la injuria fácil. Nada más alejado de este libro, como podrá corroborar el lector si se anima a traspasar estaantesala. Sucede que también el espíritu se inflama ante el espectáculo oscuro de la inmoralidad pública y del continuismo que rebasó ya el linde de lo grotesco.
¿Qué hacer cuando, a despecho de infinidad de cuestionamientos jamás respondidos de manera cabal, un ex gobernador ligado al narcotráfico se asume como precandidato presidencial? En idéntica perspectiva, un personero de la peor mafia de nuestrotiempo, viola la Constitución y se reelige; y otros más, protegidos siempre por el gran poder contemporáneo, sólo sonríen cuando son descubiertos. Todos se saben usufructuarios de la mayor impunidad concebible; y cada uno, en su esfera, recibe a diario la bendición presidencial. Pero, ¿merecen ser tratados con la consideración de los eufemismos?
Por ello el calificativo con el que cerramos losexpedientes del heri­do México actual acierta y sacude aun cuando no falten los hipócritas que desdeñen lo aquí asentado alegando un jubileo de la vulgaridad... como si sus castos oídos fueran ajenos al festín de inmundicias en que se ha convertido cada sucesión sexenal y cada nuevo, contaminado pasaje político, incluyendo los episodios criminales.
A los de piel delicada y manos largas bien lesvaldría sorprenderse por la prolongada manipulación de la casta gobernante y no por el cla­mor rotundo, fruto del dolor contenido ante la observación directa, de un periodista que se precia de ser incontrolable.
A esos hijos de perra, los saludo también.
Rafael Loret de Mola
1. Los secretos
—Peligrosa tesis, Rafael. Peligrosa tesis.
Octubre de 1991, ciudad de México. En el despacho del titularde la Secretaría de Gobernación, Fernando Gutiérrez Barrios, no parece ha­ber lugar para las divagaciones; la política es concreta, recia, inapela­ble. Cuenta la historia que el connotado veracruzano con quien dialogo es un hombre con “mano firme” forjado al calor de las tareas policíacas, pero ni su apariencia ni su suave acento responden al estereotipo de los autócratas. Delgado, con rostro...
tracking img