Los jovenes y la politica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1038 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 18 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS JOVENES Y LA POLITICA

Nosotros somos la generación que creció con la televisión como niñera, somos el resultados de las miles de teorías sobre la hegemonía de los medios de Gramsci; de las Leyes de los Medios de Mcluhan, retomando su postulado que, quién se encuentra frente al televisor es incapaz de pensar, porque desactiva parte de su cerebro; o del desarrollo de Canclini de laTeatralización del Poder; de la Unidimensionalidad de Marcuse, de la Tortura Mental del Homovidens; de la integración, casi dependencia narcótica hacia los medios de comunicación, las nuevas tecnologías de las que apocalípticamente escribe Umberto Eco; somos la prueba viviente de la afirmación de Eisteinou respecto a que “la televisión no es el cuarto poder, ya llegó el Internet”, somos una generación quevive de la hegemonía, del conflicto de clases de Bourdieau, completamente cegados, por una ceguera blanca que no nos deja ver más allá de nuestra nueva Ipod, Imac o teléfono white chocolate y que no vemos más allá del blanco de nuestra bebida, ya ni siquiera depende del cristal con que se mire, porque nadie se atreve a ver a través del vaso, y en ocasiones ni siquiera vemos el vaso y lo que élcontiene sólo lo tomamos, lo bebemos y decimos “dame otra pa’ olvidar….”.

¿Para olvidar qué? se preguntarán, ¿qué problemas puedes tener? Eres joven, tienes la vida por delante, tienes una familia, tienes un hogar, tienes todo para salir adelante…pero olvidan la posición del joven, el que pretende salir adelante encontrando nuevos caminos, descifrando nuevas utopías intentando descubrir horizontesnuevos, cuando todos y cada uno ya han sido atravesados, caminados, pintados, fotografiados.

Pretendiendo ser el primer peregrino en el camino de Santiago, el primero en la escuela, el primero en la diversión, el primero en el trabajo, el primero en salir de la rutina, el primero en decir ¡ya basta! ¡El mundo no es como debiera!, porque sólo los primeros serán recordados, el primero enenfrentar al mundo por sí sólo, cuando el mundo está cansado de enfrentamientos y ven las actitudes de rebeldía como un berrinche de púbero.

Cuando la vida es demasiado rosa que asquea, que te dan ganas de decir ¡ya no aguanto! pero si lo pronuncias siempre sale la cuestión ¿Por qué ya no aguantas, si no haces nada? somos la generación pasiva, la generación que no responde, “que consume su rebeldíafrente a la televisión”, que no decide a manifestarse sin antes cuestionarse si la manifestación está a la moda, somos presas de las marcas, la publicidad, la mercadotecnia; en todos lados creen que comprenden a los jóvenes, presentando sus problemas y sus posibles soluciones con películas B-15, ¿eso qué? basura para 15, problemas tan viejos, “vaselina reloaded”; los jóvenes de ahora no sóloenfrentan el problema del acné y la sexualidad precoz, enfrentan problemas de crisis económica, de estrés, depresión, prostitución, abuso sexual, drogadicción alcoholismo, cirrosis a los 18, enfisema pulmonar a los 16, así que no por ser jóvenes tenemos menos problemas que los mayores.

Violencia, en exceso la cual sigue incrementándose, incluso en las formas de comportamiento humano, no sólo está enla TV, está en la casa, en la escuela, en las calles, en el tránsito, en el humo y el smog y después de todo insisten ¿pero de qué se preocupan los jóvenes? ¿No tienen preocupaciones? ¿será cierto que se preocupan por la política?. La política como la religión son temas de controversia que sólo al calor de las copas aflora y tan mareados y distorsionados que ni las posturas corporales, ni lasideológicas se sostienen, son una minoría quienes se expresan abiertamente sobre sus ideales políticos, integrándose a algún partido político, y esto es primordial para poder llevar a Guatemala a un cambio positivo y no solo buscar el beneficio de su nariz y buscar solamente conseguir un puesto de diputados o legisladores, pero es la minoría, no hablemos mucho de ella; la gran mayoría no expresa lo...
tracking img