Los judios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (690 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los judíos estaban dispuestos a dar cualquier cosa, aunque fuera su casa y jardín por un asno de buen pasar.
Don Rodrigo finalmente decidió confiscar los bienes de Esquivel excepto la armería parano privarle de seguir sosteniendo a su familia. Pero en cuanto a los burros y sobre todo a la riqueza de toda clase que le había valido, todo fue a parar a donde iban los bienes de los criminales enTórremela: Un quinto al rey, un quinto a Don Rodrigo y tres quintos al cabildo de Tórremela.
Don Rodrigo vendió su casa en la judería a cambio de créditos en Flandes, ya que la única forma de riquezaque se permitía exportar a los expulsados era el papel comercial o “cambios”, a fin de procurarse aquellos créditos, Don Rodrigo a su vez exportó la cosecha de lana de sus magníficos merinos.
Losjudíos tendrían que abandonar el país, para algunos la emigración era otro paso más en su vida errante, para los demás significaba arrancar de raíz la familia de aquel suelo en que habían vivido durantetantos siglos, bajo los regímenes ibérico, romano visigodo, árabe y cristiano, día tras día, los judíos de torremala contemplaban de antemano destino que les esperaba, al ver pasar desoladas caravanasde judíos.
La pequeña colonia exangüe, arrancada de raíz, fue arrastrando el paso por la avenida principal, bajo hasta el rio, y subió la cuesta en cuya cumbre terminaba el dominio de Don Rodrigo.Los enfermos e inválidos en sus carretas, las mujeres, los viejos, los jóvenes y los niños se volvieron todos hacia Torremala, hacia el rio que reflejaba el cielo tras de una cortina de esbeltosálamos.
El sol, único rasgo visible del Señor, los inundaba a todos con su luz impasible.
Despues de la muerte de Pezon de Fruta, Su niña Xuchitl venia a poner algo de fantasia en aquella alma solitaria.Era irresponsable como niña e imprevisible como mujer, y su presencia venia a distraerle de la rigida cárcel de su razón, en que voluntariamente se había encerrado.
Xuchitl fue aprendiendo...
tracking img