Los muchachos de jo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 74 (18404 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Varios jóvenes acaudalados y de familias distinguidas y honradas la habían pretendido y hablan procurado disuadirla de su propósito, diciéndole que lo mejor era, como decía Daisy, "una casita muy bonita y una familia a quien cuidar". Pero Nan se reía y a todos los echaba con cajas destempladas, diciéndoles que ella no aceptaría más mano que la que tuviera que pulsar; pero hubo uno tan cabezudo yobstinado al que no consiguió hacer desistir.
Este joven se llamaba Tommy, y desde niño se había aficionado tanto a Nan, que no podía pasar día sin verla y le llamaba su novia y le daba tantas pruebas de fidelidad y amor, que ella, a pesar de su firme resolución, se enternecía algunas veces. Sin necesidad y sin un átomo de vocación comenzó a estudiar medicina porque a ella le gustaba la carrera.Pero Nan, firme que firme, ni quería amores ni pensaba más que en la medicina; Tommy decía: "Sea lo que Dios quiera; yo creo que no mataré a muchos de mis semejantes cuando principie a ejercer mi profesión", y seguía estudiando con ella. Sin embargo, los dos eran muy buenos amigos, y los camaradas de él se reían al ver cómo andaba siempre a la caza del amor de Nan.
Los dos se aproximaban aPlumfield a la caída de la tarde del día en que Meg y Jo estaban hablando en la plaza. No iban juntos, porque Nan caminaba muy de prisa y sola por aquel alegre camino que conducía al pueblo, pensando en una cosa que le interesaba mucho, y Tom corría detrás, casi en puntas de pie, con objeto de alcanzarla sin que ella lo notara.
Nan era, como dejamos dicho, una hermosa muchacha, de color sonrosado,ojos grandes y claros, sonrisa agradable y pronta, y ese mirar peculiar de las jóvenes distinguidas. Era sencillísima en el vestir, de andar ágil y gracioso, y bastante desarrollada. Las personas que pasaban junto a ella se volvían irremisiblemente como para mirar una cosa agradable.
Un ¡hola! dicho a su espalda con toda la dulzura posible que permite el vocablo le hizo volver la cabeza.
-¡Ah!¿Eres tú, Tommy?
-El mismo. Me imaginé que hoy darías una vueltecita por estos alrededores...
Y la cara de Tommy irradiaba alegría en aquel momento.

-Adivinaste. ¿Y cómo está tu garganta? -preguntó Nan con su tono profesional, que era siempre un balde de agua fría para los raptos amorosos de Tommy.
-¿Mi garganta? ¡Ah, sí! Ahora recuerdo. Está bastante bien. El efecto de aquellaprescripción ha sido maravilloso. Nunca volveré a llamar homeopatía a ese charlatanismo.
-El charlatán has sido tú en esta ocasión, porque lo que te di no era más que eso.
-Pues si con azúcar y leche se puede curar la difteria de un modo tan admirable, tomaré nota para lo sucesivo.
-Pero, oye, Tommy, ¿cuándo van a terminar todas esas tonterías?
-Y tú, Nan, ¿cuándo acabarás de burlarte de Y la alegrepareja se reía uno del otro, lo mismo que cuando eran niños y corrían juntos por los alrededores de Plumfield.
-Ya sabía yo -dijo Tommy-que como no hiciera lo que acabo de hacer no me sería posible hablar un momento contigo. Estás siempre tan sumamente ocupada, que no te queda un momento libre para hablar con los amigos de la niñez.
-Tú debes hacer lo mismo: estar siempre muy, ocupado; y te lodigo de veras, Tom; como no pongas más atención en los libros no terminarás tus estudios en toda tu vida -dijo Nan con mucha seriedad.
-Dichosos libros; ¿te parecen pocas horas las que estoy con ellos? Yo creo que un hombre de mi edad debe tener algún rato de expansión, después de pasar todo el santo día con disecciones y otras cosas tan desagradables como ésas.
-¿Entonces por qué no lo dejasy te dedicas a otra cosa que te guste más? Sabes perfectamente que yo consideré siempre como el mayor disparate del mundo lo que estás haciendo -dijo Nan, clavando sus penetrantes ojos en la cara de su amigo, que se había puesto más colorado que un tomate.
-Pero tú no ignoras por qué elegí yo esta carrera, y también sabes que continuaré con ella hasta que salga adelante, si es que no...
tracking img