Los niños perdidos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 29 (7106 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
perdidos

| EMEEQUIS | 07 de marzo de 2011

Los muchachos

25

; Hay miles de adolescentes y jóvenes mexicanos que ya perdimos. No

son el mejor ejemplo de las bondades del bono demográfico que llevaría al
país a contar con un gran potencial humano. Para ellos no hubo escuela, ni
círculo familiar, ni empleo, ni futuro. “Prefiero morir joven y rico que viejo y
jodido… igual que mipapá”, dice una pinta en Sinaloa que sintetiza sin ambages qué es lo que ocurre. así que estos chavos son para el crimen organizado
un ejército absolutamente desechable, pero siempre dispuesto. “Nadie sufrirá por ellos ni estará atento a lo que les pase”, lamenta el sociólogo Héctor
Castillo Berthier.
así que, arrinconados por la miseria y la marginación, o porque simplemente son “malos”,decidieron que el futuro estaba muy lejos e incierto y decidieron tomar por asalto, arrebatar lo suyo. Varios de ellos poseen a sus 15 o 17
años de edad un record delictivo impresionante, de grandes ligas: decenas
de ejecuciones, secuestros, robos. esta es su historia, contada por ellos mismos. Son los muchachos perdidos.
Por Humberto Padgett padgett@m-x.com.mx
Fotografías: Eduardo Loza

Modelo:José Antonio de los Ríos

***

La oscura espiral en la vida del Banda comenzó en los meses
en que las agendas tenían marcadas los números 2005, un
a ño difícil, con una violencia inclemente montada sobre el
país entero.
Y él, un jovencito de 14 años, llenaba la primera casilla de
su récord delictivo: robó un teléfono celular. Desde entonces, no se detendría. A mediados de ese año lodetuvieron en
Guerrero a bordo de un auto robado en el DF. Estuvo internado un tiempo impreciso en el Consejo Tutelar para Menores
en Chilpancingo. Pero duró poco encerrado en esas tierras.
Regresó y durante un par de años se estuvo endureciendo
en las calles de Iztapalapa, así que vivió una especie de anonimato que se rompió al despertar 2007.
Llegó la medianoche del 12 de enero de ese año y conella
u n camino que difícilmente admite retorno. El Banda asesinó a otros dos jóvenes, cuyos nombres no se han borrado de
su memoria: Jonathan y Carlos. ¿Por qué los mato? “Agravios, guerra de poder”, dice, sin más, como si la pregunta
rayara en la estupidez, como si todo mundo, menos uno, supiera que en las calles no se requiere razón para morir.
“A quemarropa. ¡Pap, pap!”. El índice encogidoy seguido del relámpago metálico. “Se les dio en la cabeza, en
el cuerpo. En todos lados. Uno era Jonathan, hermano de
Christopher, El Ligas, mi amigo, mi carnal. A él lo agarraron en 2006 por un doble asesinato. Robábamos juntos, todo
hacíamos juntos. Hubo agravios de su familia. Su hermano

d ijo que era su barrio y sí era, pero yo traía el poder. Y lo maté”.
En efecto, él traía el poder.Y lo ejercería casi
como rutina. Elián Berenice lo supo. Ella se marchó de casa el 11 abril de 2007 y se fue a vivir con
El Banda, su compañero en la secundaria.
No aguantó mucho. Una semana después,
Elián regresó y les confió a sus padres que El Banda robaba, vendía drogas y secuestraba. La joven
empezó a ser amenazada y luego fue plagiada.
El 3 de mayo fue encontrada muerta enNezahualcóyotl. Según las declaraciones ministeriales, Elián participó, como miembro del grupo de
El Banda, en dos secuestros.
El Banda coincide con la versión policiaca,
excepto en que la relación amorosa no fue con él.
La joven los había amenazado con denunciarlos
si un integrante de la banda, llamado El Oso, no
aceptaba casarse con ella.
–¿Qué hicieron?
–Luego de que me quiso poner con la policía,que les señaló el hotel en que yo vivía en ese
tiempo, la secuestramos. Nos pagaron 600 mil
pesos. Las negociaciones las hizo El César. No
era el jefe, pero tenía más labia. La familia avisó a la policía. Cuando fuimos por el dinero, nos
persiguió la policía. Le ganamos. Hablamos con
su familia y preguntamos que si en tan poco dinero valoraban su vida. A ella le disparamos tres
veces en...
tracking img